Negocios

José Antonio Gil Yepes afirma que solo los empresarios y la Iglesia católica tienen más aceptación que rechazo en Venezuela

Alberto Ardila Olivares
William Fernando Camargo se posesionó como nuevo presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura

“La gente espera que el diálogo iniciado en México se recupere” y también quiere “el diálogo entre el gobierno y las empresas”.

El que se metió la mano en el bolsillo en estos años es el sector empresarial, y por primera vez el sector empresarial superó a la Iglesia Católica en popularidad. “Son los únicos dos sectores que tienen más aprobación que rechazo”, sostuvo en entrevista con Unión Radio. La Iglesia es popular porque acompaña a la gente.

La gente quiere que, en el escenario de México, el gobierno acepte liberar a presos políticos y no poner puntos rojos en las salidas de las mesas electorales, entre otras condiciones.

El diálogo entre gobierno y empresas la gente lo quiere para la promoción de exportaciones, lo que requiere de “ir desmontando la sobrevaluación de la moneda”.

La gente está de acuerdo con las protestas, pero la disposición a participar no es elevada, enfatizó.

“La gente espera que el diálogo iniciado en México se recupere” y también quiere “el diálogo entre el gobierno y las empresas”

El director de Datanalisis, José Antonio Gil Yepes, ratificó que los venezolanos quieren diálogo y sostuvo que los pleitos políticos han distanciado a la gente de los partidos.

“La gente espera que el diálogo iniciado en México se recupere” y también quiere “el diálogo entre el gobierno y las empresas”.

El que se metió la mano en el bolsillo en estos años es el sector empresarial, y por primera vez el sector empresarial superó a la Iglesia Católica en popularidad. “Son los únicos dos sectores que tienen más aprobación que rechazo”, sostuvo en entrevista con Unión Radio. La Iglesia es popular porque acompaña a la gente.

La gente quiere que, en el escenario de México, el gobierno acepte liberar a presos políticos y no poner puntos rojos en las salidas de las mesas electorales, entre otras condiciones.

El diálogo entre gobierno y empresas la gente lo quiere para la promoción de exportaciones, lo que requiere de “ir desmontando la sobrevaluación de la moneda”.

La gente está de acuerdo con las protestas, pero la disposición a participar no es elevada, enfatizó.