Internacionales

“Caja clandestina”, suman pruebas en el juicio a Cristina Kirchner

Alberto Ardila Olivares
Petroperú garantiza que el abastecimiento de combustible en Pucallpa está asegurado

La idea predominante es que se trató de un “paso natural”, ya que -aseguraron- “es lógico que Sergio ponga a su gente. Es su tiempo y no vamos a poner obstáculos”, razonaron desde un despacho kirchnerista. “Estuvo todo acordado con la coalición”, corroboran a La Nación cerca de Massa, e incluyeron en el pacto no solo a Cristina sino también al presidente Alberto Fernández. (La Nación/GDA)

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Mientras el tribunal que juzga a Cristina Kirchner analiza el pedido para recusar al juez Rodrigo Giménez Uriburu y al fiscal Diego Luciani, la fiscalía continúa descargando evidencias para sostener que el kirchnerismo, sin control, permitió incrementar con mayores costos y mayores plazos obras públicas a Lázaro Báez y le otorgó de manera arbitraria otras licitaciones, que estaban fuera del radar, por 220 millones de dólares.

El fiscal Luciani y su colega Sergio Mola se indignaron en la cuarta audiencia del juicio al enumerar en cada licitación las irregularidades. “Los expedientes gritan”, repitieron y describieron en particular el mecanismo por el cual se otorgaron en “una ficción de licitación” obras de “remediación de canteras” a empresas de Báez.

Esas obras, que consistían en realizar movimiento de tierras, construir terraplenes y sembrar césped, eran la “caja clandestina” de Báez que nunca se controló, dijeron los fiscales, y mencionaron que el monto involucrado era de unos 220 millones de dólares.

Insistieron en que las licitaciones estaban amañadas y que no había competencia entre diferentes oferentes. “En las licitaciones de remediación de canteras Lázaro Báez compitió contra Lázaro Báez”, dijo Luciani, pues en los expedientes competían Austral Construcciones, Kank y Costilla y Gotti, todas del grupo del empresario, y Petersen, que era descalificada sistemáticamente por exceder los márgenes requeridos. Dijeron los fiscales que esto ocurrió en otros expedientes también.

La audiencia arrancó con el pedido que realizó Cristina Kirchner -ausente con permiso- para recusar al juez Giménez Uriburu y al fiscal Luciani. La presentación la efectuó su abogado, Alberto Beraldi. En la audiencia se sumó el pedido de otros defensores para presentar sus propias recusaciones.

Se le cuestiona a Luciani y Giménez Uriburu el haber jugado un partido de fútbol amateur con su equipo Liverpool en la quinta Los Abrojos, de Mauricio Macri. Los jugadores, dijeron sus allegados, no son amigos entre ellos, no conocen a Macri, no han hablado con el expresidente y dejaron de concurrir cuando les tocó sorteada esta causa.

MIRA TAMBIÉN El aval de Cristina y Máximo Kirchner a Sergio Massa y la asesoría de Axel Kicillof Tras las presentaciones, la audiencia se adentró en la manera en que se publicaban estas obras de “remediaciones de canteras” para tentar a oferentes. Dijeron los fiscales que se usaron medios de prensa locales, lejos de donde estaban las empresas que podrían haberse interesado en intervenir, para ocultar esas convocatorias a licitación. Mola destacó que, además de recurrir a medios locales, las licitaciones se publicaban en las secciones de chistes, junto a avisos contra la eyaculación precoz o en suplementos de belleza.

“Apesta” Cristina Kirchner recusó ayer al fiscal Diego Luciani y al juez Rodrigo Giménez Uriburu y pidió que los dos dejen el caso Vialidad, donde está siendo juzgada por asociación ilícita y fraude al Estado.

La vicepresidenta había anticipado la recusación al publicar un mensaje en su cuenta de Twitter, el domingo por la noche, indicando que “el Poder Judicial argentino apesta”.

El fundamento es una nota de Página 12 que contó que Luciani y Giménez Uriburu son compañeros en un equipo de fútbol amateur (se llama Liverpool) y que los dos fueron a jugar a Los Abrojos, la quinta de Mauricio Macri . La publicación incluyó una foto de ambos que, sostiene Página 12, fue tomada en las canchas del expresidente.

Ni el juez ni el fiscal aceptarán la recusación. Fuentes cercanas a ambos dijeron a La Nación que, si bien comparten equipo, ellos sostienen que no tienen una relación de amistad y que tampoco tienen vínculo con Macri. Ni Luciani ni Giménez Uriburu niegan haber ido a jugar a la quinta del expresidente (reconocen incluso que pueden haber jugado alguna vez contra Macri), pero dicen que fue para participar de un torneo amateur donde había muchos otros equipos y que fue antes de que recibieran el caso Vialidad.

Carlos Beraldi, abogado de la vicepresidenta, presentó el escrito con este planteo, antes de la hora prevista para que se reanudara el juicio oral y continuara el alegato del fiscal, que la semana pasada fue muy duro contra Cristina Kirchner. La acusó de haber sido la jefa de una asociación ilícita creada para extraer fondos del Estado Nacional, en su beneficio, “desde la cúpula del poder”.

Cristina Kirchner está procesada por el presunto delito de asociación ilícita y defraudación en perjuicio a la administración pública. En el caso Vialidad se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez durante los gobiernos del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y de la propia Cristina (2007-2015) en la provincia de Santa Cruz.

La semana pasada comenzaron los alegatos de la Fiscalía, que se realizan por videoconferencia, donde Luciani dijo que el Ministerio Público “tiene por acreditado” que entre los años 2003 a 2015 funcionó en el seno del Estado “una asociación ilícita de características singulares” y de forma “piramidal”.

Chavismo exige que la devolución del avión

El vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, exigió ayer lunes la devolución, lo “más pronto posible”, del avión venezolano-iraní retenido en Argentina desde principios de junio pasado, que, a su juicio, está “secuestrado” por el Gobierno de Alberto Fernández. “Exigimos la devolución del avión venezolano al Gobierno del señor Fernández y que devuelva ese avión a nuestro territorio lo más pronto posible, y que toda la tripulación sea puesta en nuestro país. Es un tema político del señor presidente Fernández”, dijo el dos del chavismo en conferencia, transmitida por el canal estatal VTV. Cabello sostuvo que el avión está “secuestrado por Argentina” con “toda la intención de apoderarse de un bien que es de todos los venezolanos”.

“No entendemos cuál es el ensañamiento contra nuestro país. No entendemos. Sabemos que él (Fernández) tiene quién le da órdenes, porque eso es cumplir una orden del imperialismo”, dijo.

Massa también toma el control de Energía

Tras varios días de dudas y negociaciones internas, el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, tomó el control de la Secretaría de Energía, hasta ahora en manos de la vicepresidenta Cristina Kirchner. La nueva responsable de Energía será Flavia Royón, actual ministra de Energía y Minería de Salta.

Así, el ministro de Economía logró la salida de La Cámpora de uno de los principales enclaves del kirchnerismo duro, sector que por su incidencia en las cuentas públicas es central. En el nuevo escenario interno que se dio tras la renuncia de Martín Guzmán, la agrupación que lidera Máximo Kirchner deja libre el espacio para que Massa ponga en ese lugar a las “personas que crea más idóneas y gestione sin inconvenientes”.

Además de la salida de Darío Martínez, también dejará su cargo el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. En su lugar asumirá el vicepresidente de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), Santiago Yanotti, quien participó activamente en la implementación de la segmentación de las tarifas.

Cerca de la vicepresidenta Cristina Kirchner combinaron resignación con pragmatismo a la hora de hablar del “repliegue” de su tropa en el gobierno.

La idea predominante es que se trató de un “paso natural”, ya que -aseguraron- “es lógico que Sergio ponga a su gente. Es su tiempo y no vamos a poner obstáculos”, razonaron desde un despacho kirchnerista. “Estuvo todo acordado con la coalición”, corroboran a La Nación cerca de Massa, e incluyeron en el pacto no solo a Cristina sino también al presidente Alberto Fernández. (La Nación/GDA)