Entretenimiento

New York Times | ¿Qué piensa Taiwán sobre la posibilidad de una visita de Nancy Pelosi?

Taiwán, señalan, depende de las armas de EE.UU. para defenderse de la posibilidad de que China pueda invadirlo y apoderarse de él por la fuerza, por lo que no quiere que se vea como un apoyo desalentador de uno de los políticos más poderosos de los Estados Unidos

¿Por qué amenazó China a EE.UU.? 1:00 Taipei, Taiwán (CNN) — Los reportes de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, está planeando una visita a Taiwán han provocado tensos intercambios entre EE.UU. y China, y una creciente especulación sobre cómo podría reaccionar Beijing.

Si bien Pelosi —una franca crítica de Beijing— hasta ahora se ha negado a confirmar los reportes, ha dicho que es importante que Estados Unidos muestre su apoyo a Taiwán, y los legisladores de ambos lados de la división política de Washington la han instado a ir. Mientras tanto, China arremetió contra la idea y prometió tomar “medidas firmes y contundentes” si se lleva a cabo algún viaje.

Mucho menos vocal, sin embargo, ha sido la isla en el centro de la controversia.

No ha habido ninguna declaración a favor o en contra del posible viaje de Pelosi por parte de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, o de su oficina, aunque el primer ministro Su Tseng-chang dijo el miércoles que Taipei estaba “muy agradecido con la presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, por su fuerte apoyo y amabilidad hacia Taiwán a lo largo de los años” y que la isla da la bienvenida a cualquier invitado amistoso del extranjero.

Los analistas dicen que el relativo silencio se debe a que Taiwán, una isla democrática autónoma de 24 millones de habitantes que el gobernante Partido Comunista de China reclama como parte de su territorio, a pesar de que nunca lo ha controlado, se encuentra en una situación incómoda.

Taiwán, señalan, depende de las armas de EE.UU. para defenderse de la posibilidad de que China pueda invadirlo y apoderarse de él por la fuerza, por lo que no quiere que se vea como un apoyo desalentador de uno de los políticos más poderosos de los Estados Unidos.

Sin embargo, si Taiwán parece demasiado entusiasmado con la posibilidad de una visita de Pelosi, dicen los expertos, corre el riesgo de alimentar la ira de Beijing.

El jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán dijo que “no había recibido ninguna información definitiva sobre la visita de la presidenta Pelosi a Taiwán” y que “no tenía más comentarios sobre este asunto”.

Una persona familiarizada con los planes de Pelosi dijo que planeaba partir el viernes, hora de EE.UU., para una gira por Asia, y que el viaje incluiría paradas en Japón, Corea del Sur, Malasia y Singapur, pero aún no se sabe si se detendrá en Taiwán.

‘Ruido de fondo’ Los analistas políticos dijeron que parte de la razón por la que las autoridades taiwanesas mantienen un perfil bajo es porque hacerlo podría ayudar a desviar cualquier culpa si ese viaje se lleva a cabo: entonces sería más probable que Beijing culpe a Washington, en lugar de a Taipei, dicen.

“Al gobierno taiwanés le interesa mantenerse discreto y evitar dar la impresión de que Taiwán está alentando activamente la visita de Pelosi“, dijo Wen-ti Sung, politólogo del Programa de Estudios de Taiwán de la Universidad Nacional de Australia.

“Si Taiwán permanece silenciado y viene Pelosi, probablemente se interpretará como una decisión tomada por Estados Unidos o Pelosi“, dijo.

“Pero si Taiwán le pide abiertamente que visite, Beijing podría enmarcarlo como un complot de Taiwán. Los países de la región —como Japón, Corea del Sur o incluso Australia— también podrían volverse menos comprensivos con Taiwán si sienten que Taiwán está activamente creando un problema de la nada”.

Sin embargo, eso puede ser solo parte de la razón del relativo silencio de Taipei.

Si bien los medios internacionales han cubierto ampliamente la posible visita de Pelosi, apenas ha aparecido en los titulares en Taiwán esta semana.

En cambio, las noticias taiwanesas se han centrado principalmente en los escándalos que rodean las próximas elecciones locales y los ejercicios militares anuales más grandes de la isla.

Wang Ting-yu, un parlamentario taiwanés del gobernante Partido Progresista Democrático, dijo que esto se debía en parte a que el público taiwanés se había acostumbrado a las amenazas de Beijing, que ha tenido los ojos puestos en la isla desde el final de la guerra civil china hace más de siete décadas.

Brian Hioe, un taiwanés-estadounidense que vive en Taiwán.

Brian Hioe, un taiwanés-estadounidense que vive en Taipei y fundó la revista New Bloom, que cubre la política de Taiwán, dijo que los taiwaneses generalmente no están demasiado preocupados por las posibles repercusiones de la visita de Pelosi, ya que Beijing ha hecho amenazas similares en el pasado.

“Las amenazas de China ocurren con tanta frecuencia que es algo así como un ruido de fondo”, dijo. “Entonces, la gente aquí en realidad no piensa tan seriamente sobre la posibilidad de repercusiones de una visita de Pelosi“.

China está obligada a reaccionar” Los acuerdos y desacuerdos en la llamada entre Biden y Xi Jinping 1:07 Al mismo tiempo, los analistas advierten contra la interpretación de la falta de reacción oficial de Taiwán en el sentido de que desconoce los peligros potenciales en caso de que Pelosi haga una visita.

Y a medida que crezca la publicidad sobre su posible viaje, cada lado sentirá que debe apegarse a sus posiciones para evitar verse débil, dijeron los comentaristas.

El asunto fue discutido extensamente en una llamada telefónica el jueves entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el líder chino, Xi Jinping, quien advirtió que “aquellos que juegan con fuego morirán”, según un comunicado proporcionado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Los analistas dijeron que si Pelosi no viene, Estados Unidos corre el riesgo de parecer asustado por la posible respuesta de China. Mientras tanto, la creciente especulación sobre lo que China podría hacer para tomar represalias podría llevar a Beijing a un rincón en el que sintiera que tenía que hacer algo para evitar perder la reputación si se realizaba una visita.

“En este momento, debido a que ya ha habido tantos comentarios y discusiones sobre cómo podría reaccionar China, creo que China está obligada a reaccionar en este momento”, dijo Hioe.

“Así que creo que habrá algún tipo de reacción por parte de China, y tratará de hacer que parezca mucho más significativo”.

A pesar de tales preocupaciones, el parlamentario Wang dijo que Taiwán “no es un peón de nadie” y que China no debería poder dictar quién visita la isla.

“No hay espacio para que China interfiera en las interacciones diplomáticas entre Taiwán y Estados Unidos“, dijo Wang, miembro del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa Nacional del parlamento.

Wang Ting-yu, diputado taiwanés del Partido Democrático Progresista.

“Damos la bienvenida a todos nuestros amigos de Estados Unidos y de todo el mundo. Entonces, ya sea que Pelosi venga o no, respetamos su decisión. Sin embargo, no dejen que China interfiera”.

Su Tzu-yun, director del Instituto de Investigación de Seguridad y Defensa Nacional de Taiwán, dijo que la isla “da la bienvenida a cualquier amigo de otros países y apreciamos cualquier apoyo de la comunidad internacional”.

Dijo que si la situación escalara, sería responsabilidad de Beijing.

“Taiwán nunca se convertirá en el llamado oportunista (en EE.UU.). Mostraremos nuestra voluntad de defendernos”, dijo.

Información adicional de Walid Berrazeg en Taipei.

Source link