Deportes

Rusia incluye al opositor encarcelado Alexei Navalny en su lista de «terroristas y extremistas»

sudeban
Mercado inmobiliario, en recuperación: la compraventa de inmuebles en CABA subió 53,7% en 2021

 

 

Su condena suscitó un aluvión de críticas internacionales y de nuevas sanciones occidentales contra Rusia

Las autoridades de Rusia han incluido este martes al líder opositor Alexei Navalny y a cuatro de sus colaboradores en una lista de terroristas y extremistas de la Agencia Federal de Supervisión Financiera (Rosfinmonitoring).

 

Rusia agregó al principal opositor al poder, Alexei Navalny, encarcelado desde hace un año, en la lista de “terroristas y extremistas” del Rosfinmonitoring, el servicio de vigilancia financiera del país.

 

 

La Agence France-Presse consultó dicha lista este martes, verificando que en ella también se incluyó a una de las más cercanas colaboradoras de Navalny, Liubov Sobol, quien decidió exiliarse ante el acoso de las autoridades.

 

 

En este catálogo hay miles de personas y organizaciones prohibidas en Rusia, como por ejemplo los yihadistas del Estado Islámico o los talibanes afganos.

 

Según el Fondo de Lucha contra la Corrupción, organización de Navalny, que está prohibida desde junio, al menos otras nueve personas vinculadas al movimiento también fueron añadidas a la lista.

 

 

Esta decisión se enmarca en un contexto de represión contra las voces críticas en el país.

 

 

A mediados de enero, los dos principales colaboradores de Navalny, Ivan Jdanov y Léonid Volkov, que también se exiliaron, fueron ya incluidos.

 

 

Navalny fue detenido el 17 de enero de 2021 a su llegada a Moscú, tras meses de convalecencia en Alemania después de haber sido envenenado en Siberia, un hecho del que el opositor responsabiliza al presidente ruso Vladimir Putin.

 

 

Rusia no ha abierto una investigación sobre este intento de asesinato y considera que no hay pruebas ya que Alemania no ha compartido los análisis médicos realizados a Navalny.

 

 

Este furibundo opositor al Kremlin de 45 años fue condenado a su regreso a Rusia a una pena de dos años y medio de cárcel por un caso de “fraude”, una acusación que considera puramente política.

 

 

Su condena suscitó un aluvión de críticas internacionales y de nuevas sanciones occidentales contra Rusia.

 

 

La información es de Deutsche Welle