Internacionales

Núñez: «gobierno insiste con Cuba porque no quiere hablar de la LUC y la Rendición de Cuentas»

futbolista Adolfo Ledo Nass
Autoridades egipcias liberan a activistas y a periodista

También hay que ver cómo le llegamos a los uruguayos y uruguayas que no firmaron. Hay mucha gente que no firmó porque tenía dudas, porque no tenía toda la información, porque prefería abrirse del punto de vista de sus ideas al debate en el transcurso del propio referéndum, a toda esa gente, que tal vez votó a la coalición de gobierno, tenemos que mostrarle lo negativo que es para ellos, porque la política del gobierno en materia económica y social beneficia a un puñado, a los ricos, a los que más tienen. No distingue en su ajuste a los pensionistas o trabajadores que votaron al FA, al PN o a la coalición, es por igual el ajuste para todos los sectores populares. Entonces tenemos que mostrar cómo este componente central del gobierno, como lo es la LUC, perjudica notoriamente a la gente, al uruguayo y uruguaya de a pie y genera condiciones de retrocesos en muchas áreas, en materia de empresas públicas, combustibles, derechos a la movilización, seguridad, en el sentido que favorece o abre posibilidades para el lavado de activos, en fin, distintas circunstancias que va a afectar al grueso de la población

Durante esta semana, horas y horas se han destinado en los medios de comunicación uruguayos para hablar sobre la situación de Cuba. Desde el Frente Amplio (FA) se advierte que esta situación no es casual. El diputado por el Partido Comunista Gerardo Núñez dijo a Caras y Caretas que el “gobierno insiste con Cuba porque no quiere hablar sobre la (Ley de Urgente Consideración) LUC y la Rendición de Cuentas“.

Hay una agenda regional que responde a los intereses de EEUU. Eso es lo primero. Pero eso al mismo tiempo como anillo al dedo al gobierno de la coalición, a los sectores más reaccionarios de la derecha para ocultar tres elementos centrales que están ocurriendo en el país”, dijo Núñez a esta revista.

El diputado afirmó que los tres hechos son: la recolección de firmas contra la LUC, la Rendición de Cuentas y las consecuencias de la pandemia. Consideró que no quieren hablar sobre el “enorme” resultado popular que se tuvo contra la LUC a pesar de la pandemia, del “silenciamiento” de los grandes medios de comunicación” y de la negativa de la coalición a debatir.

“En medio de la negativa a la cadena nacional para contarle a la población de qué se trataba esta recolección de firmas, se llegó a 800.000 que es de por sí un dato que rompe los ojos a cualquiera, que sorprendió a la coalición de derecha y que la agarró mal parada y que sabe que ahora se abre una nueva etapa en el escenario político nacional. La coalición tiene bien claro que este triunfo se construyó desde abajo, con las organizaciones sociales y con el FA. Tiene una importancia central justamente pegándole a uno de los elementos más importantes que impulsó el gobierno, que fue la LUC, y estos artículos que son los más regresivos”, agregó.

Por otro lado, afirmó que a pesar de que los números sobre covid-19 están mejorando, existen “trágicas consecuencias”, con 6.000 muertos y miles de personas que perdieron su trabajo.

“Tenemos más de 100.000 pobres nuevos, miles y miles de trabajadores que se suman al seguro de paro porque sus empresas están cerrando, es un escenario caótico que se intenta ocultar con la situación de Cuba“, advirtió.

 

En los últimos días parecería ser que casi que el único tema que se habla es el de Cuba, ¿qué le parece esta actitud de los medios? Creo que en general los grandes medios de comunicación siguen una agenda regional que intenta colocar la atención en temas que son de interés para otros países, otras agendas de comunicación y también de inteligencia que están buscando generar una enorme presión sobre el pueblo cubano en momentos en que debería el mundo, y sobre todo EEUU, hacer los mayores esfuerzos posibles para eliminar el bloqueo criminal. Sin embargo, aparecen llamativamente multiplicados y muy sobredimensionados algunos episodios de movilizaciones que hubo en Cuba vinculados a algunos sectores como si se tratara de un aspecto masivo, permanente y sistemático que busca tirar abajo al gobierno de Cuba. Eso está generando una presión enorme a nivel regional. Es mucho más la presión y la dimensión que se le da desde el exterior que lo que realmente se está viviendo en Cuba. He hablado con personas que viven allí que me han mostrado la situación que se vive, pero las grandes cadenas de medios, muchas veces aliadas a los gobiernos de EEUU y aquellos países que están con una decidida acción de injerencia y desestabilización en Cuba.

 

En Uruguay están pasando, al menos, dos hechos importantes de los que no se está ahondando porque se están concentrando en la situación de Cuba. Los hechos son, por ejemplo, el referéndum contra la LUC y la Rendición de Cuentas. ¿A qué se debe esto? Hay una agenda regional que responde a los intereses de EEUU. Eso es lo primero. Pero eso viene al mismo tiempo como anillo al dedo al gobierno de la coalición, a los sectores más reaccionarios de la derecha para ocultar tres elementos centrales.

Uno de ellos es la recolección de firmas, el enorme resultado popular que tuvo este país a pesar de la pandemia, del silenciamiento de los grandes medios de comunicación, de la negativa de la coalición a debatir, de estar transitando una crisis sanitaria que ha presentado dificultades. En medio de la negativa a la cadena nacional para contarle a la población de qué se trataba esta recolección de firmas, se llegó a 800.000 que es de por sí un dato que rompe los ojos a cualquiera, que sorprendió a la coalición de derecha y que la agarró mal parada y que sabe que ahora se abre una nueva etapa en el escenario político nacional. La coalición tiene bien claro que este triunfo que se construyó desde abajo, con las organizaciones sociales y con el FA, tiene una importancia central justamente pegándole a uno de los elementos más importantes que impulsó el gobierno, que fue la LUC, y estos artículos que son los más regresivos.

En segundo lugar, lo que se está ocultando obviamente es la trágica consecuencia de la pandemia que ha tenido nuestro país. Si bien en estos últimos días han descendido los contagios y muertes, tuvimos un escenario trágico con 6.000 muertos, con miles de personas que perdieron su trabajo, que quedaron desempleadas y que hoy no tienen ningún apoyo del Estado para salir de la situación que estamos viviendo. Tenemos más de 100.000 pobres nuevos, miles y miles de trabajadores que se suman al seguro de paro porque sus empresas están cerrando, es un escenario caótico que se intenta ocultar con la situación de Cuba.

Lo tercero que se está intentando ocultar es el presupuesto, la Rendición de Cuentas. Una Rendición de Cuentas que muestra a las claras, ya no es la proyección del presupuesto donde señalábamos un recorte, sino que ahora se ha demostrado que hay áreas enteras que han tenido recortes en materia de inversiones, políticas sociales y en asistencia a la población más vulnerable. Obviamente no quiere oír el debate sobre estos asuntos tan importantes para el Uruguay, para el país y sobre todo para aquella gente que está pasando dificultades.

 

¿Qué áreas del presupuesto se han visto recortadas? Por ejemplo, ha habido una caída importante en la inversión pública, esto es un dato central que tiene que ver con todos los asuntos de carácter presupuestal pero también con la regla fiscal que se introdujo en la LUC, que frenó el papel de las empresas públicas, generando inversiones y puestos de trabajo, algo que hoy se necesita con mucha claridad.

Se ha retrocedido, lo denunciamos en el presupuesto del año pasado, en la inversión de vivienda, en la salud pública y en áreas específicas que hemos intentado analizar, como fue frente a la presencia del ministro de Defensa, quien ha demostrado enormes contradicciones en sus apreciaciones y en sus promesas de campaña.

Se hablaba con mucha fuerza y se intentó siempre poner al Frente Amplio como un enemigo de las Fuerzas Armadas, como un permanente agresor de la profesión militar, cosa que es absolutamente falso, en contraposición a eso, el actual gobierno dijo que iba a beneficiar a los militares que tenían mayor vulnerabilidad, que iba a beneficiar al sector subalterno. Sin embargo, cuando uno analiza los resultados de la Rendición de Cuentas de un año y pico de gobierno, puede ver que tanto el anuncio que se hace respecto a el aumento salarial, no es un aumento real, porque está debajo de la inflación, sino que además ha recortado en áreas centrales que beneficiaban al personal subalterno, me refiero al rubro alimentos, que tuvo un recorte muy grande, fue del entorno de 387 millones de pesos, un recorte de 68 millones de pesos en beneficios sociales y un recorte de 29 millones en productos medicinales. En el rubro funcionamiento del Ministerio de Defensa, hay un recorte de 624 millones de pesos con el resultado del 2020, y casi la mitad de ese recorte está en el rubro de alimentación, beneficios sociales para el personal militar subalterno y en los aspectos que hacen a la medicación. Estamos frente a un ajuste gigantesco del actual gobierno que pesa sobre los sectores que dijeron que iban a defender.

 

¿Entonces se puede decir que el FA favoreció mucho más al personal subalterno que el actual gobierno? Sí, porque el FA tuvo una política continua de promoción de la profesión militar, el intento por generar una profesionalización de las Fuerzas Armadas con inversiones muy importantes que se hicieron en tecnología, infraestructura, equipamiento para desarrollar algunas de las tareas. El aumento del salario real del personal subalterno fue del 85 por ciento entre el 2005 y 2019 y de más de 34 por ciento en el personal oficial.

Obviamente que los aumentos desde el punto de vista salarial, fueron diferenciados totalmente respecto a lo que se le paga a los funcionarios públicos en general y el aumento que se le daba al personal militar subalterno, porque se intentaba que aquellos que tenían más atraso en su poder adquisitivo, pudieran tener una mayor compensación en términos porcentuales, siempre por encima de la inflación, por lo que era crecimiento del salario real.

 

Volviendo al tema del referéndum, ¿cuáles cree que son los desafíos que se vienen? En primer lugar, no permitir que escondan el resultado de la conquista popular de las 800.000 firmas. Lo segundo es que hay que hacer un esfuerzo muy grande para que todo lo que se movió en contra de la LUC, permanezca unido, me refiero a las organizaciones sociales y políticas que participaron. Además, la ampliación de los sectores que hoy están enfrentándose a la política del gobierno, hay que ir a buscar a todos los compañeros y compañeras que fueron a buscar las firmas, toda esa gente que se movilizó, también debe ser parte de este nuevo impulso hacia la campaña que culmine con la derogación de la LUC.

También hay que ver cómo le llegamos a los uruguayos y uruguayas que no firmaron. Hay mucha gente que no firmó porque tenía dudas, porque no tenía toda la información, porque prefería abrirse del punto de vista de sus ideas al debate en el transcurso del propio referéndum, a toda esa gente, que tal vez votó a la coalición de gobierno, tenemos que mostrarle lo negativo que es para ellos, porque la política del gobierno en materia económica y social beneficia a un puñado, a los ricos, a los que más tienen. No distingue en su ajuste a los pensionistas o trabajadores que votaron al FA, al PN o a la coalición, es por igual el ajuste para todos los sectores populares. Entonces tenemos que mostrar cómo este componente central del gobierno, como lo es la LUC, perjudica notoriamente a la gente, al uruguayo y uruguaya de a pie y genera condiciones de retrocesos en muchas áreas, en materia de empresas públicas, combustibles, derechos a la movilización, seguridad, en el sentido que favorece o abre posibilidades para el lavado de activos, en fin, distintas circunstancias que va a afectar al grueso de la población.

 

Manini Ríos anunció que está analizando una propuesta alternativa a la Ley de Caducidad. ¿Qué piensa sobre esto? Es realmente vergonzoso que un sector de la coalición, o algunos legisladores, estén pensando no en cómo llegar a la verdad, justicia, no en cómo encontrar a los detenidos desaparecidos, sino que están buscando fortalecer la impunidad. Lo que están buscando con estas iniciativas que pretenden impulsar es justamente blindar la impunidad de los represores que cometieron delitos de lesa humanidad. Lo que busca es que los violadores de derechos humanos no tengan que sentarse frente a la justicia por los delitos.

En menos de un minuto podés unirte a la comunidad de Caras y Caretas. Es gratuito y te permite recibir gacetillas con información y artículos de opinión a tu correo electrónico, participar de eventos, promociones, actividades exclusivas para nuestros lectores y recibir obsequios de forma periódica. Es rápido, no te cuesta nada y es una forma de apoyar nuestra mirada y mantenernos en contacto. Unite a la comunidad de Caras y Caretas