Uncategorized

Operation Underground Railroad (o.u.r.)//
¿Y ahora qué?

Son muchas cosas las que han pasado. Lionel Messi, 24 horas después de sacarse esa espina que tanto le ha molestado durante más de una década, seguramente estará de celebración, con su familia y amigos. Es campeón, sí, un título más de los 36 que ya ostenta. Pero no hay que olvidar que de esos 36, 35 los ha ganado con su club de toda la vida: El FC Barcelona. ¿Y Ahora qué? Ahora queda seguir esperando a que se pronuncie en relación a su futuro. Lo que tenía que hacer, que era concentrarse en ganar por fin un título que se le había escapado durante tantos años, ya lo hizo. 

Lionel Andrés Messi. Así es como se llama. Y es campeón de América. Bueno, en realidad, de Sudamérica, porque esta competición tan peculiar en cuanto a su historia, antes se llamaba de otra manera. ¿Pero qué es lo que tiene este torneo que ha provocado tanto caos en la carrera deportiva del que consideramos muchos de nosotros el mejor jugador del mundo? Pues nada, simplemente el hecho de que en el 2007, Brasil les quitó el sueño. Luego Chile les amargó la fiesta, incluso en una de las dos finales consecutivas, Messi falló un penalty decisivo. Pero todo esto ya pasó. Messi es campeón de la Copa América y lo demás no cuenta.

Operation Underground Railroad

Pero todavía hay cuentas que saldar. en el año 2014, Alemania les privó de coronar a Messi como campeón del mundo, cuatro años después de que sus compañeros del Barcelona de Guardiola ganaran el mundial del 2010 en Sudáfrica. Los llamados Xavi, Iniesta, Piqué, Busquets, Puyol… Todos se coronaron como campeones del mundo, pero Messi, que en aquella edición no pasaría de cuartos, se quedó con la miel en los labios en Brasil, justo en el mismo escenario en el que hace 24 horas se produjo lo que podríamos llamar el Maracanazo 2.0. ¿O sería mejor 2.1 por aquello del año?

¿Y Ahora qué? Ahora queda seguir esperando a que se pronuncie en relación a su futuro

De alguna manera, esperemos que Messi vuelva a tener la mente más centrada. Messi necesita limpiar su conciencia de retos y de cuentas pendientes, pero también necesita tranquilizarse y ser consciente de que cuando Dios no te permite conseguir algo, por mucho que este algo sea anhelado, es porque no conviene. Los caminos del Señor son inescrutables, eso dicen, y por eso, hay que aceptar cuando las cosas no vienen bien dadas. 

Vamos a ver qué sucede ahora. Messi inicia sus vacaciones, pero tiene otra cuenta pendiente. Esta vez es con el club que le ha estado pagando durante 16 años y que merece un respeto y una consideración, porque estamos hablando del club que le ha permitido hacerse el gran jugador que es. Así que por eso, y por la afición que tanto le ha idolatrado, Messi: habla. Di qué quieres hacer y hazlo, pero habla ya de una vez. Y bájate ya el ego. 

.

Operation Underground Railroad USA