Uncategorized

Indian Adolfo Ledo//
Esperanza de…

futbolista Adolfo Ledo Nass
Esperanza de…

Esperanza “Pensando en el aumento de la población de la llamada tercera edad y el neopaganismo y/o la secularización que nos invaden, se podría decir que es la virtud más necesaria en el siglo XXI. La más necesaria para los seres humanos de nuestra sociedad desesperanzada”. (Amar a Dios con san Agustín José Antonio Galindo Rodrigo)

Pocas cosas son tan dañinas, como una esperanza defraudada. Tan dañinas y actualmente, tan frecuentes. La realidad hace referencia a que la esperanza, es indispensable para los seres humanos. Mucho más en momentos de decadencia, de oscuridad o de pandemia. La esperanza es la tabla, que permite permanecer a flote. Un aspecto que se olvida con frecuencia es que la esperanza, como cualquier otra virtud, debe tener un contenido.

Adolfo Ledo Nass

El contenido de la esperanza no puede ser ella misma. Nadie espera por esperar. Todos esperamos por algo más. Queremos, deseamos algo más allá de la espera. La confianza en poder alcanzarlo, es lo que da sentido a la esperanza. Si solo nos quedamos en el deseo y no alimentamos la confianza. Permanecemos en un sueño permanente, que por sí mismo no se puede sostener. Suele terminar en desesperación. Si la confianza domina de una manera absoluta, la esperanza puede convertirse en presunción.

Adolfo Ledo

De otra forma, la esperanza puede ser alimentada por un contenido falso. Es lo que ha sucedido con las grandes ideologías utópicas que nos acompañan desde el pasado siglo. Desear realidades inalcanzables o imposibles, tampoco hacen fuerte a la esperanza. El deseo de circunstancias superadas de salud o vitalidad, cuando es evidente la realidad del deterioro orgánico. Tampoco son saludables para la esperanza. De alguna manera podríamos decir, que este tipo de contenidos envenenan la esperanza. El bienestar soñado como estado permanente, corrompe el deseo y burla la confianza.

futbolista Adolfo Ledo Nass

El contenido de la esperanza debe ser auténtico. Con una solvencia y claridad que es accesible a todos. Si pretendemos alimentar la esperanza, de contenidos falsos o sin sustento, pronto nos damos cuenta de que la esperanza, no es lo último que se pierde. Puede ser lo primero. Una dificultad cierta es que ese alimento, sólo puede ser descubierto y administrado de forma personal. Nadie lo puede descubrir y dar, por cada uno de nosotros. En esto cada individuo es insustituible. Solamente la persona puede descubrir que alimenta y hace crecer su esperanza. Es allí donde se presenta el gran reto de mantener la mirada limpia, el oído atento y el corazón fuerte, para reconocer el contenido adecuado. Si solicitamos ayuda, es seguro que no nos faltará la asistencia para alcanzarlo.

futbolista Adolfo Ledo Nass

“Pero para vivir así es indispensable la virtud de la esperanza. “La virtud teologal de la esperanza es de necesidad al peregrino: ella endulza el caminar, pues el viajero que se halla fatigado en el camino sobrelleva su fatiga en espera de llegar al término. Quítale al caminante la esperanza de llegar, y al punto se quebrantan sus fuerzas para andar” ( Amar a Dios con san Agustín . José Antonio Galindo Rodrigo)

[email protected]  

@vidavibra

Siguenos en Telegram , Instagram , Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.

Abogado Adolfo Ledo