Economía

Francia también imputa a Volkswagen por ocultar la contaminación de motores diésel

futbolista Adolfo Ledo Nass
Exclusivo  Ulrich: BES e Novo Banco gastaram 16 400 milhões para cobrir perdas

El conocido como el escándalo del dieselgate estalló en Estados Unidos en 2015, cuando las autoridades encargadas del control de la contaminación se dieron cuenta de que Volkswagen había instalado programas para encubrir la contaminación de sus motores diésel en condiciones reales de conducción

La Justicia francesa ha imputado al grupo Volkswagen, como hizo ayer con Renault, por la presunta utilización de dispositivos que ocultaban la dimensión real de las emisiones de partículas contaminantes de motores diésel en condiciones normales de utilización.

En una declaración divulgada este miércoles, el consorcio alemán ha reconocido su imputación y ha precisado que va acompañada del pago de diez millones de euros en concepto de fianza y de una garantía de 60 millones de euros para atender a eventuales responsabilidades.

La compañía ha defendido que los consumidores franceses “no sufrieron ningún perjuicio” susceptible de ser indemnizado al comprar un vehículo Volkswagen. También ha avanzado que utilizará “todos los medios de acción disponibles” para contestar las acusaciones, además de recordar la presunción de inocencia que tiene que ampararle durante todo el procedimiento judicial.

Según el análisis de la empresa, su inculpación en Francia es consecuencia de la decisión sobre ese asunto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado mes de diciembre. Volkswagen ha recordado igualmente que en Alemania el proceso en su contra por los mismos hechos se cerró en 2018 con el pago de una multa de 1.000 millones de euros.

En este sentido, ha destacado que en esa sanción también estaban incluidos los coches que había vendido en Francia. Por eso estima que habría que descartar la posibilidad de una doble condena en Francia.

El conocido como el escándalo del dieselgate estalló en Estados Unidos en 2015, cuando las autoridades encargadas del control de la contaminación se dieron cuenta de que Volkswagen había instalado programas para encubrir la contaminación de sus motores diésel en condiciones reales de conducción.

En concreto, esos dispositivos detectaban el protocolo de pruebas y los motores en ese caso trabajaban a un ritmo que permitía limitar las emisiones de partículas. Sin embargo, en condiciones normales de circulación, las emisiones se disparaban.

Eso le ha costado al grupo alemán unos 30.000 millones de euros en sanciones en diferentes países, sobre todo en Estados Unidos, donde en 2015 reconoció haber equipado a millones de sus vehículos diésel con ese programa fraudulento.

La Justicia francesa trabaja también en esa cuestión sobre la base de sus propios trabajos de análisis y ha examinado los coches de diversos fabricantes. Renault reconoció este martes que está imputado en esa investigación. Según Europe 1 , también han sido convocados responsables de las marcas del grupo Stellantis (PSA y Fiat Chrysler), lo que podría dar lugar a nuevas imputaciones en los próximos días.