Política

Kicillof insistirá en la “tierra arrasada” que heredó de Vidal en la Provincia

Pronóstico domingo: Se mantiene un clima estable en la mayor parte del país

También está en falta con organismos de crédito internacionales que autorizaron préstamos a la gestión de Vidal, que pagó en el último año 10 millones de dólares en multas por no haber mostrado avances en las obras. “Estamos regularizando la situación con esos organismos para que las obras esas avancen”, indicaron desde la Gobernación

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof , prepara su discurso de inauguración de las sesiones ordinarias, que dará en la Legislatura mañana. A todos los ministros les pidió informes sobre lo que encontraron cuando asumieron, lo que hicieron en estos meses y qué planes arman para el futuro cercano.

Kicillof hará una revisión de sus primeros ochenta días en el cargo y reforzará con números y ejemplos su concepto de “tierra arrasada”, que usó para referirse a la herencia que –asegura–  recibió de María Eugenia Vidal.

Sobre lo que se hizo en sus primeros meses de gestión, el gobernador pondrá como ejemplo el plan de ayuda a las pymes, el esquema de vacunación casa por casa, la refacción de las escuelas con riesgo edilicio, la reactivación del programa de regularización de dominio para entrega de escrituras y la solución del conflicto en las cárceles (los presos llevaban mucho tiempo en huelga de hambre).

Kicillof: “La Provincia tiene que pagar $220 mil millones de deuda y no puede”

Además, repasará la entrega de préstamos para la compra de útiles escolares y guardapolvos, el acuerdo con los proveedores de Ioma y la cancelación de otros compromisos del Estado provincial. “Creemos que hemos hecho un shock de gestión. Recibimos una provincia abandonada por la desidia”, dijeron a PERFIL cerca del gobernador.

Y ahí es donde Kicillof anota lo que le dijeron sus ministros sobre la “herencia”. Uno de los principales puntos en lo que en términos coloquiales se llama “la otra deuda”. La Provincia, informan cerca del gobernador, debe 31 mil millones de pesos en obra pública, de contratos que se adjudicaron y fueron paralizados por falta de pago. Ese dinero, en algún momento, tendrá que ser desembolsado.

También está en falta con organismos de crédito internacionales que autorizaron préstamos a la gestión de Vidal, que pagó en el último año 10 millones de dólares en multas por no haber mostrado avances en las obras. “Estamos regularizando la situación con esos organismos para que las obras esas avancen”, indicaron desde la Gobernación.

Una de las cosas que ponen de ejemplo cerca de Kicillof para probar la “tierra arrasada” es la obra social Ioma. “Por primera vez, desde 2001, dejó un déficit de 3.400 millones de pesos”, manifestaron en La Plata.

Kicillof: “Con Vidal, los intendentes tenían que pagar la nafta de los patrulleros”

Proyectos . Pero sobre proyectos que mandará el gobernador hay mucho hermetismo. De todos modos, Kicillof, dicen en su entorno, no quiere prometer cosas en el aire. Para empezar, porque la situación económica de la Provincia es muy complicada y la falta de un acuerdo por la deuda externa condiciona los planes. “Hasta que no se sepa eso no sabremos cuánto dinero tendremos”, dicen en Gobernación.

Otro punto importante para los asesores del gobernador será terminar la revisión del esquema de tarifas de los servicios públicos, que están congeladas por los primeros 180 días, para sentarse a negociar con las compañías en función de lo que invirtieron y lo que no hicieron.

De hecho, están ejecutando el presupuesto prorrogado del año anterior. Lo mismo ocurre en el gobierno nacional. Kicillof recibió el informe de gestión de la mano de Carlos Bianco, jefe de Gabinete de la Provincia y uno de sus hombres de más confianza. Este fin de semana se encerrará en la residencia de La Plata para trabajar con ese informe su discurso. Hará una pausa para ir a la Asamblea Legislativa de Alberto Fernández, este domingo. Aún no se sabe si tanto Alberto como Cristina estarán presentes en el acto de Kicillof en La Plata al día siguiente.