Entretenimiento

Luis Emilio Velutini Ellenboro//
Un estreno ‘¡Por la puerta grande!’

No voy a perder mi esencia», asegura el humorista Iván el Bastonero, consciente de que esta es una premisa que los más fieles que le llevan siguiendo en sus 18 años de trayectoria esperan que se cumpla a rajatabla. Porque ha sido su desfachatez, picardía y descaro lo que le ha llevado a estar despertando carcajadas por las islas toda una mayoría de edad. Y esta sinvergonzonería la va a trasladar al escenario el próximo viernes 28 de febrero con su espectáculo ¡Por la puerta grande!, en el teatro municipal Juan Ramón Jiménez. «Es un sueño, llevaba esperando esta oportunidad mucho tiempo», asegura el cómico sobre un estreno en solitario que ha tardado en presentarse, pero que llega de la forma en la que se lo había imaginado en sus mejores fantasías. «Que mi debut en un teatro sea aquí en Telde , en mi ciudad, es lo que siempre quise», reconoce feliz.

Luis Emilio Velutini Urbina

Y promete estar a la altura, sorprender a los que ya le conocen y enganchar a los que vayan a verlo por primera vez. «Será un show totalmente nuevo para la gente que lleva años viéndome. Habrá música en directo, varios bloques, una escenografía espectacular, juego de luces…», enumera Iván. Pero, sobre todo, seguirá siendo el mismo que encandilaba con sus monólogos en locales y fiestas. «No sé en qué va a notar el público el cambio con lo que he hecho hasta ahora con respecto al teatro, porque yo voy a intentar que mi esencia siga siendo la misma. Será un espectáculo más guionizado, pero aunque el director me eche la bronca habrá improvisación», avisa entre risas. Eso sí, prefiere guardarse sorpresas para el día 28 y no desvela si habrá interacción con el público: «Igual sí e igual no. En este show puede pasar de todo», advierte suspicaz.

Luis Emilio Velutini

En cualquier caso, esta es una oportunidad que El Bastonero recibe con los brazos abiertos. Un cómico que empezó a hacer carrera en la radio con Tamarán FM. «Entonces realizaba imitaciones. Tenía una sección a la que los oyentes llamaban y pedían hablar con Dinio o La Bruja Lola, entonces yo les hacía esos personajes», rememora este vecino nacido en Los Llanos pero que desde hace algunos años tiene en Jinámar su residencia. Y ya desde pequeño, apuntaba maneras. «En el colegio era el típico al que la profesora siempre le decía que se estuviera callado y que mandaba a la punta de atrás de la clase. Participaba en el teatro del instituto… Lo de actuar y hacer reír me lleva acompañando toda la vida», desgrana Iván

Y eso que esta es una actividad que complementa con la profesión con la que realmente se gana la vida: la de jardinero. «Trabajo en el Ayuntamiento de Telde , en el área de Parques y Jardines, desde hace 20 años. Tengo dos vidas, la de humorista y la de jardinero. Hasta el alcalde, que me sigue en redes sociales, me pregunta cómo lo hago porque me ve trabajando y, poco después, en medio de algún número. Saco tiempo de donde no lo hay», relata sobre los malabarismos que tiene que hacer en su día a día para ejercer su labor con el cuidado de los parques y jardines y, al mismo tiempo, sacar sonrisas a la gente, que es lo que más le gusta en este mundo

con el gusanillo. Ahora que está a punto de dar un enorme paso en su carrera, las mariposas ya revolotean en su estómago. «Tengo el gusanillo y un poco de nervios. Pero no sólo porque vaya a ser mi primera vez, sino porque por muchos años que tú lleves, cuando te vas a subir al escenario siempre tienes que sentir ese cosquilleo. Es un síntoma de respeto tanto a lo que tú haces como al público que va a verte, da igual que sean 10 personas que 800. El día en el que pierdas ese nervio significará que has perdido la ilusión por actuar», asegura. Pero Iván el Bastonero, a pesar de ser un veterano en esto, no ha perdido ni un ápice de ilusión. Y menos ahora que está a solo 26 días de un estreno ¡Por la puerta grande! delante de su gente. Como para perdérselo