Política

¿Irán y EE.UU. cerraron la puerta de la diplomacia?

Colombia, España, Madrid, Argentina, Buenos Aires
Italiano Luca Pacioni ganó primera etapa de la Vuelta al Táchira

Lo que sucede con el acuerdo nuclear de 2015 es incierto. Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo en 2018, a pesar de que sus aliados insistieron en que estaba teniendo éxito en su objetivo principal de detener la capacidad de Irán de adquirir armas nucleares. Esa decisión fue vista como el punto de partida de las crecientes tensiones entre la administración Trump e Irán, que alcanzaron un punto culminante los últimos días

En misivas diplomáticas codificadas en mensajes enviados a través de intermediarios y en declaraciones de sus líderes, tanto Irán como Estados Unidos han manifestado su deseo de alejarse de una confrontación que había provocado temores de un conflicto más amplio, al menos por ahora.

Pero los acontecimientos de los últimos diez días hicieron desvanecer cualquier pequeña esperanza de diplomacia que podría haber aliviado las tensiones entre los dos enemigos. El asesinato del principal general iraní Qassem Soleimani por parte de los Estados Unidos y los represalias de misiles de Irán contra las bases estadounidenses en Irak han aumentado la presión sobre un histórico acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las potencias mundiales, que la comunidad internacional coincidía en que  estaba funcionando.

En lo que se anunció como una propuesta destinada a reducir las tensiones, Estados Unidos dijo el miércoles pasado que estaba listo para entablar “negociaciones serias” con Irán. En una carta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la embajadora Kelly Craft sostuvo que Washington estaba listo para hablar “sin condiciones previas”, con el objetivo de “evitar un mayor peligro para la paz y la seguridad internacionales o la escalada del régimen iraní”.

Se produjo horas después de comentarios similares de Donald Trump en su primer discurso público desde que ordenó el asesinato de Soleimani, el líder de la Fuerza Quds de Irán, el 3 de enero. “Todos debemos trabajar juntos para llegar a un acuerdo con Irán que haga del mundo un lugar más seguro y pacífico”, dijo el presidente republicano, al tiempo que culpó al acuerdo nuclear de 2015 por envalentonar a Irán en Medio Oriente.

Pero muchos se apresuraron a poner en duda la sinceridad de sus llamadas a conversaciones, pronunciadas en un discurso en el que anunció que Estados Unidos impondría “sanciones adicionales” a Irán.

Teherán descartó bruscamente la posibilidad, citando el asesinato de Soleimani y las  sanciones de Estados Unidos a la economía iraní. Majid Takht Ravanchi, embajador de Irán en la ONU, calificó la sugerencia de nuevas conversaciones como “increíble”, informó la agencia estatal de noticias de Irán, IRNA. “Mientras Estados Unidos continúe con sus hostilidades, la conversación sobre cooperación no es comprensible y el pueblo iraní no será engañado por tales comentarios”, afirmó.

Los analistas también sugirieron que las negociaciones pueden no ser una prioridad para Washington ahora. Aaron David Miller, exanalistaq y negociador del Departamento de Estado en las administraciones demócratas y republicanas y miembro principal del Carnegie Endowment for International Peace, describió el discurso de Trump como “una combinación de amenazas ruidosas, acusadoras y explícitas, además de más sanciones. Es un discurso para la confrontación continua. Y el mensaje al régimen iraní es amenazante: o el cambio o de lo contrario…”.

 Miller sostuvo que las negociaciones serias “requieren una enorme inversión y un equipo de personas que saben lo que están haciendo”, lo que la administración Trump no ha reunido.

Ali Vaez, miembro del International Crisis Group, dijo que “la puerta a la diplomacia ha sido cerrada por ahora”. “No hay forma de que el presidente iraní, Hasan Rohani, se reúna con su homólogo estadounidense que ordenó el asesinato de Soleimani. Y sin la pompa de una cumbre, Trump no parece interesado en tratar con Teherán “, afirmó.

Lo que sucede con el acuerdo nuclear de 2015 es incierto. Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo en 2018, a pesar de que sus aliados insistieron en que estaba teniendo éxito en su objetivo principal de detener la capacidad de Irán de adquirir armas nucleares. Esa decisión fue vista como el punto de partida de las crecientes tensiones entre la administración Trump e Irán, que alcanzaron un punto culminante los últimos días.

La administración Trump pidió reiteradamente a otras potencias mundiales que también abandonen el pacto nuclear. “Ha llegado el momento de que el Reino Unido, Alemania, Francia, Rusia y China reconozcan esta realidad. Ahora deben separarse de los restos del acuerdo con Irán”, dijo Trump el pasado miérocoles.

El vicepresidente Mike Pence duplicó sus comentarios al día siguiente. “El presidente llamará a nuestros aliados, en los próximos días, a unirse a Estados Unidos para retirarse del desastroso acuerdo nuclear y exigir que Irán abandone sus ambiciones nucleares y se una a la familia de las naciones,” dijo en una entrevista con Fox & Friends.

Sin embargo, las potencias europeas se han resistido a tales llamados. El portavoz de Boris Johnson dijo que el primer ministro británico “subrayó el compromiso continuo del Reino Unido con el (acuerdo) y con el diálogo continuo para evitar la proliferación nuclear y reducir las tensiones”.

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página12. Traducción: Celita Doyhambéhère