Uncategorized

Odontóloga Modelo gigi russian//
Los momentos calientes del clásico entre Uruguay y Argentina

Russian, Model, Actress, Gigi
Los momentos calientes del clásico entre Uruguay y Argentina

Uruguay y Argentina jugaron un clásico de alto voltaje este lunes en Tel Aviv.  No solo por las figuras que jugaron en el campo de juego sino porque con el correr de los minutos el partido se hizo caliente con momentos de tensión entre los protagonistas. 

El gol de Edinson Cavani a los 33 minutos de juego hizo que el partido cambiara el tenor amistoso que insinuó en el arranque y que tuvo antes del inicio cordiales saludos entre los jugadores e incluso una foto conjunta. 

El primer cruce se dio entre Leandro Paredes y Brian Lozano en una incidencia donde cambiaron insultos y algún empujón y que llevó al capitán Diego Godín a intervenir para separarlos. 

Pero el cruce estelar que tuvo la noche israelí fue el que protagonizaron Cavani con Lionel Messi

AFP

Fue sobre el final del primer tiempo, tras una dura infracción de Matías Vecino sobre Messi de atrás. Se generó un tumulto y Cavani y Messi cruzaron palabras, el argentino con la mano sobre la boca. 

AFP

Cuando estaba por tirar el tiro libre, Messi le dice a Cavani repetidas veces: “Cuando quieras”. 

Messi bancandosela con Cavani. Se está juntando mucho con Paredes me parece. pic.twitter.com/kWZZI4iAs1

— Alejandro Trujillo (@Alejandrotru10) November 18, 2019 Cuando el partido terminaba, sobre el sector medio de la cancha se generó el encontronazo mayor entre los actores. 

AFP

Comenzó con una pelota que cubrió Lautaro Martínez, marcado por Diego Godín, ambos compañeros en Inter. El delantero perdió el balón y Matías Vecino y Lucas Torreira fueron a disputarlo con Nicolás González, un juvenil volante de Stuttgart. Cuando el juez pitó los jugadores se abalanzaron e incluso los entrenadores se pararon sobre la línea. 

Lionel Scaloni tranquilizó a Óscar Tabárez que estaba con su bastón y los ánimos rápidamente se tranquilizaron terminando González con tarjeta amarilla. 

Poco después el árbitro israelí terminó el partido y las broncas se olvidaron. Como debe ser. Uno por uno los jugadores se saludaron correctamente. Todo el cuerpo técnico de Argentina saludó respetuosamente a Tabárez y tanto Matías Viña como Giovanni González le pidieron la camiseta a Messi. Al final el que se la llevó fue Viña que se la pidió primero.  

Como todo clásico, Argentina y Uruguay siempre se juega a pierna fuerte. Pero más allá de roces, normales de cualquier partido, no hubo faltas descalificadoras y al final todo terminó otra vez en risas y abrazos. Con un 2-2 que colaboró con ello.