Negocios

Incendian viviendas de una hermana de Evo Morales y de dos gobernadores

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero

Bolivia: hitos de una crisis política La rabia no cede El gobierno de Evo Morales y la OEA acordaron la realización de una auditoría, una medida que no aplacó la rabia en la calle. Poco después, el jefe de la misión de la OEA renunció y las protestas arreciaron nuevamente en distintas ciudades del país. Al 9 de noviembre se contaban 3 muertos y casi 350 heridos, en un ambiente de creciente polarización

El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció este sábado (09.11.2019) que la casa de su hermana en la ciudad de Oruro fue incendiada, así como las viviendas de los gobernadores de la región homónima y de Chuquisaca, en medio de las fuertes protestas que se extienden por varias partes del país. 

“Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional y pueblo boliviano que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de gobernadores de Chuquisaca y Oruro y de mi hermana en esa ciudad”, dijo Morales en su cuenta de Twitter.

La casa del gobernador del departamento boliviano de Oruro, Victor Hugo Vásquez, del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), fue incendiada, presuntamente, por manifestantes opositores al presidente Morales

“Quiero denunciar a la comunidad internacional que mi inmueble sufrió un atentado”, señaló en Twitter el gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, quien también escribió: “Queremos paz!”. 

Quemas y saqueos

Los incidentes se registraron en medio de una jornada de amotinamientos policiales en protesta contra su reelección, que consideran fraudulenta. Según videos publicados por militantes del MAS y habitantes de Oruro, un grupo de personas saquearon e incendiaron las casas de los dirigentes de esa región del oeste del país.

El pasado miércoles una turba incendió la Alcaldía de la ciudad de Vinto, cuya alcaldesa, la también oficialista Patricia Arce, fue arrastrada por la calle, donde la rociaron con pintura y le cortaron el pelo, hasta que fue rescatada por la Policía.

Arce corría descalza por la calle entre empujones, hasta caer al suelo entre una multitud que gritaba “asesina”, según mostraron las imágenes de medios bolivianos. 

Los amotinamientos de grupos policiales en contra del gobierno comenzaron el viernes por la noche y continuaron este sábado.

El diálogo se agotó

Precisamente este sábado el presidente de Bolivia llamó a la oposición a participar en una mesa de diálogo en busca de la pacificación del país.

Las protestas, que ya dejan tres muertos y 384 heridos, según datos de la Defensoría del Pueblo, comenzaron hace casi tres semanas en Bolivia después de que la oposición y movimientos ciudadanos denunciaran fraude en el recuento de votos a favor del presidente, al que el órgano electoral dio como vencedor para un cuarto mandato consecutivo. La oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria de Morales, exigen su renuncia y reclaman nuevas elecciones.

Para el expresidente y candidato a la Presidencia de Bolivia, Carlos Mesa, la vía del diálogo ya se agotó  y que el país está en un momento histórico por la naturaleza de las manifestaciones y que recae en el mandatario Evo Morales la salida pacífica a la crisis.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard calificó de “muy grave” la situación por la situación que se vive actualmente en Bolivia y compartió que el Gobierno de su país ya cuenta con solicitudes de asilo que atenderá.  

La noche del sábado se confirmó también la renuncia del gobernador de Potosí, Juan Carlos Cejas, el alcalde de esa misma ciudad, William Cervantes, y el alcalde de Oruro, Saúl Aguilar. Los tres pertenecen al partido del presidente boliviano.

mg (efe, Página Siete)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en   Facebook  |  Twitter  |  YouTube  |  

Bolivia: hitos de una crisis política Dijeron que no, pero… El 21 de febrero de 2016 se realizó un referéndum constitucional en Bolivia para permitir una modificación a la Carta Magna que permitiera al jefe de Estado presentarse a una reelección dos veces de manera continua. El “No” ganó con el 51,3 por ciento de los votos, lo que significaba que Evo Morales quedaba imposibilitado de competir en las presidenciales de 2019. Pese a ello, compitió.

Bolivia: hitos de una crisis política Derecho humano a ser candidato Morales argumentó ante la justicia que si no podía competir en las elecciones se coartaba el “derecho humano” de todo ciudadano a elegir y ser electo. El Tribunal Constitucional dio por buena esta premisa y Morales inscribió su candidatura ante el Tribunal Supremo Electoral en diciembre de 2018. Las protestas opositoras no se hicieron esperar.

Bolivia: hitos de una crisis política Carlos Mesa vuelve al ruedo Carlos Mesa, expresidente del país y una de las voces más críticas con Morales, dijo que la decisión de la Justicia era una “herida de muerte a la democracia”. Otros opositores incluso hablaron de un “golpe de Estado” institucional y del comienzo de una “dictadura”. El 6 de octubre de 2018 Mesa anunció que enfrentaría a Morales en las elecciones e inscribió su candidatura en noviembre de ese año.

Bolivia: hitos de una crisis política Un giro sorpresivo Finalmente el 20 de octubre de 2019 se realizaron las elecciones generales. El 88,31 por ciento de los votantes participó del proceso, cuyos resultados se fueron entregando a cuentagotas, lo que despertó sospechas en la oposición y en organismos internacionales. En un comienzo Morales no logró los votos necesarios para ganar en primera vuelta, pero un giro sorpresivo finalmente le dio el triunfo.

Bolivia: hitos de una crisis política Triunfo estrecho Tras varios días, finalmente se entregaron los resultados definitivos: Morales obtuvo el 47,08 por ciento, contra el 36,51 de Carlos Mesa. Con esas cifras, el mandatario superaba por más de 10 puntos a su principal rival y cumplía con la norma que da el triunfo en primera ronda a quien venza por esa cantidad de votos a su más cercano perseguidor. La oposición acusó fraude y salió a las calles.

Bolivia: hitos de una crisis política Llamados a manifestaciones Carlos Mesa llamó a sus seguidores a defender los votos y forzar la realización de una segunda vuelta. “Todos nosotros tenemos que estar decididos, sin ningún tipo de reparo, a salir a la calle para demostrar que no aceptamos el fraude”, dijo el exmandatario. Las protestas y los enfrentamientos comenzaron poco después de las elecciones, y fueron ganando violencia con el paso de los días.

Bolivia: hitos de una crisis política La rabia no cede El gobierno de Evo Morales y la OEA acordaron la realización de una auditoría, una medida que no aplacó la rabia en la calle. Poco después, el jefe de la misión de la OEA renunció y las protestas arreciaron nuevamente en distintas ciudades del país. Al 9 de noviembre se contaban 3 muertos y casi 350 heridos, en un ambiente de creciente polarización.

Bolivia: hitos de una crisis política Surgen nuevos líderes A la figura de Carlos Mesa se han sumado otros liderazgos. Quizás el más convocante es el de Luis Fernando Camacho, líder del comité cívico de Santa Cruz. Camacho ha logrado convocar a distintas organizaciones para pedir la renuncia de Morales. “Nosotros hemos asumido una posición totalmente ciudadana. No queremos segunda vuelta, queremos un nuevo proceso eleccionario”, manifestó Camacho.

Bolivia: hitos de una crisis política Rebelión policial Al ya agitado ambiente se sumaron la noche del viernes 8 de noviembre de 2019 los policías, que en distintas regiones del país se amotinaron. Un agente dijo a la prensa que “no podemos seguir con este narco-gobierno, con esta democracia injusta”. Si bien el Gobierno dijo que no desplegaría militares para enfrentar la rebelión, Evo Morales sí denunció que había un golpe de Estado “en marcha”.

Autor: Diego Zúñiga