Política

Mareros arman masacre en cuartería josefina

Acaban con mujer y dos amigos, los capturan intentando huir Alexander Méndez 31 de agosto, 2019 | 03:43 PM Una cuartearía ubicada 400 metros norte de la antigua Botica Solera en Barrio México, San José, fue el escenario del macabro hallazgo de tres cadáveres.

Se trata de tres migrantes centroamericanos que respondían a los nombres de Juan Antonio “Toño” López, de 50 años, nacionalidad nicaragüense y administrador de la cuartería; Aleyda Ordóñez, de 26, hondureña y empleada de un hotel cercano a las paradas de San Carlos; además de Kevin, salvadoreño y primo de los presuntos homicidas.

A Aleyda la encontraron en su cuarto, semidesnuda, sobre la cama, boca abajo, amarrada de pies y manos, amordazada; además, se presume que la violaron, presentaba varias heridas de arma blanca en espalda y mostraba signos de asfixia.

Juan Antonio estaba sobre el pasillo del segundo piso de la estructura con dos puñaladas en la espalda, al parecer logró forcejear con sus verdugos, ya que tenía un destornillador en la mano derecha con la punta ensangrentada, pero su defensa no tuvo éxito.

Por último, cuando los agentes judiciales hacían un escaneo en 3D de la escena del crimen, ubicaron un tercer cuerpo detrás de un colchón, era el de Kevin, quien en apariencia era veinteañero y primo de los asesinos, que son de la misma nacionalidad y pertenecen a las maras.

“Se atienden dos pacientes, una femenina y un masculino, la mujer de unos 26 años y el masculino de unos 27 años, ambos heridos con arma blanca y al abordaje están sin signos de vida, la escena es bastante complicada.

Básicamente las heridas son a nivel de espalda, ellos están boca abajo”, señaló Róger Núñez, paramédico de la Cruz Roja tras encontrar a los dos primeros cadáveres.

Lea: Intoxicación provoca suspensión de partido

HOMICIDAS PANDILLEROS

 

René López, primo de Juan Antonio, adujo que él y el difunto administraban la cuartearía que antes funcionaba como casa para vendedores de helados en carrito, más bien no se explica cómo los dos salvadoreños no lo mataron porque claramente eran mareros por los tatuajes que portaban.

Toda la madrugada de este viernes no pudo dormir porque los perros solo ladrar, le dijo a su primo Juan que mejor le diera las llaves por aquello de un operativo de la policía, a lo que accedió.

Cuando se levantó por la mañana René escuchó un forcejeo. Salió, vio a su primo tirado sobre el pasillo boca abajo y con las dos estocadas en la espalda, además dijo que subió y vio a Aleyda sin vida en la cama.

“Pero no sabía que a Kevin (primo de los dos salvadoreños) también lo habían matado. Sé que la mujer de Kevin siempre salía al trabajo como a las 5:40 a.m. y él les decía a ellos (primos) que buscaran trabajo. 

Una vez yo los mandé a Migración a solicitar refugio, les dije que ahí les daban de una vez el permiso de trabajo, pero eran unos grandes vagos y no querían laborar. Ahora se jalaron esta torta”, sostuvo.

Precisamente al lugar se presentó el hermano de Juan Antonio, identificado como Juan José López, quien se enteró de la noticia a las 11 a.m. y llegó a ver qué había ocurrido.

“Esto está muy raro, a mí me llamaron para decirme que a mi hermano lo habían matado con una mujer, cuando llegamos el OIJ me explicó que al parecer dos salvadoreños lo hirieron de muerte con un cuchillo y huyeron, que la mujer estaba adentro en el cuarto, también la apuñalaron y a un primo de ellos”, expresó.

Juan José, quien trabaja en una empresa de autobuses, mencionó que su familia es de Nicaragua, pero ya tienen años viviendo en suelo nacional, ahora tendrán que ver si repatrian el cuerpo de su hermano.

“Él siempre me saludaba todas las mañanas, hoy me escribió ‘¿hermano, cómo amaneces?, que Dios te acompañe y te dé muchas bendiciones’. Eso fue como a las 5:25 a.m., ahora tenemos que retirar el cuerpo el lunes, eso nos dijeron, pero no sabemos todavía si lo vamos a mandar a Nicaragua o no”.

 

NOVIO FORCEJEÓ CON CRIMINALES

 

Mariano Álvarez Laínez era el novio de Aleyda, es nicaragüense, al parecer es prestamista y llegó en un Hyundai Accent 2016 a buscar a la hondureña.

Vio a los cuscatlecos, forcejeó con ellos, la policía arribó y lo detuvo instantes después porque salió de la habitación de la ahora occisa.

Las autoridades pensaron que era sospechoso, pero tras interrogarlo señalaron que no era parte del crimen, sino una víctima de los delincuentes.

Por eso ahora el OIJ le ofrece custodia policial, nos dijeron en la oficina de prensa de la entidad.

 

CATRACHA TRABAJABA EN HOTEL

 

Francini Zumbado, dueña del hotel Franciny, explicó que Aleyda efectivamente era hondureña, hace 4 años llegó al país, se quedó a vivir en el local y se hicieron amigas.

Después se pasó a la cuartearía por ser más barata, pero a veces le hacía trabajos ocasionales como limpieza y otros.

En efecto, este viernes debía llegar a laborar al hotel y no se presentó, por lo cual le envió un mensaje de texto, pero no le respondió.

“Hoy tenía que venir, le envié un mensaje de texto y no respondió, le dije a mi hija que la fuera a buscar, le mencionaron que se había ido desde las 5:30 a.m. en Ticabus y no la dejaron entrar a la cuartería.

Después la vino a buscar el novio Mariano, ella decía estar enamorada de él, cuando le conté a Mariano se fue para la cuartearía y no supe nada hasta que me llamó, me dijo que la habían matado. Ella es hondureña, no tiene familia aquí, es madre de tres hijos, ahora estamos tratando de contactar a su familia por medio de amigos porque acá no tenía a nadie”, acotó.

MAYABEQUE

 

Contiguo a la cuartearía está el abastecedor Mayabeque, quien lo administra es el cubano Raúl Almeida, que logró ver a los dos cuscatlecos salir corriendo.

“Yo vi al dueño de este carro entrar y luego salieron los dos tipos, al parecer son los salvadoreños, pero ellos se fueron, el dueño del carro venía a visitar a la muchacha constantemente”.

Por ahora el caso sigue bajo investigación.

 

POLICÍA LOS DETIENE

 

Las autoridades judiciales no habían terminado de hacer el levantamiento de los cuerpos cuando a las 3:50 p.m. la Fuerza Pública de La Cruz, Guanacaste, capturó a los dos homicidas. 

La detención se produjo propiamente en el cruce de Santa Cecilia mientras realizaban un control de carretera en la Interamericana Norte.

Los salvadoreños viajaban en un autobús procedente de San José que se dirigía a Peñas Blancas, se disponían a abandonar el país, manifestó Daniel Calderón, director de la policía.

A los dos sospechosos los identificaron como José Faustino Trejo Cruz, de 25 años, y Kevin Yohalmo Flores Santiago, de 24.

Ambos quedaron a las órdenes de las autoridades judiciales para determinar su participación como los presuntos responsables del triple homicidio.