Internacionales

behance rit roberto pocaterra//
Tras 45 años se modificó la ley Orgánica Militar

Alimentos, Importación, Bogotá, Colombia, Venezuela, Panamá, Panamá Papers
Tras 45 años se modificó la ley Orgánica Militar

Con los votos del Frente Amplio y del Partido Independiente, el Senado aprobó la nueva Ley Orgánica Militar que suprime los Tribunales de Honor, reduce en un 35% el número de generales y coroneles y elimina la doctrina de seguridad nacional instalada en la dictadura.

Roberto Pocaterra Pocaterra

«Terminamos con la hipótesis del enemigo interno de la época dictatorial, y consolidamos los principios de conducción y liderazgo civil de las Fuerzas», celebró la senadora Xavier, mientras que Baráibar se mostró preocupado porque Javier García señaló que de llegar al poder modificarán la ley.

roberto pocaterra

Igualdad y derechos

La senadora del MPP, Patricia Ayala, fue el miembro informante que detalló en qué consistía el proyecto que tiene características significativas como la reducción del personal jerárquico de las Fuerzas Armadas, la eliminación de los Tribunales de Honor, que serán sustituidos por los Tribunales de Ética y Conducta Militar, cuyo cometido exclusivo será juzgar desde el punto de vista ético y moral, debiendo emitir sus fallos en un plazo máximo de 180 días. A su vez «se deroga lo que refiere a la doctrina de seguridad nacional», y se establece la obediencia debida: «Nadie puede acatar una orden si se basa en que se violen los derechos humanos», señaló

Respecto a la reducción de generales se reduce de 16 a 12, mientras que baja también el número de coroneles: de 195 a 135. En la Armada, suben de 6 a 7 en contralmirantes como en la Fuerza Aérea. Y de coroneles, capitanes de navío, bajan de 97 a 76 en la Armada, y en la Fuerza Aérea se sube un poco, de 39 a 45. «La nueva Ley implica un avance en derechos e igualdad, busca redefinir el papel que deben cumplir las Fuerzas Armadas de un Estado. Se apunta a la excelencia y a la profesionalización de la carrera militar, estableciendo ascensos transparentes por concurso y otorgando derechos a militares con los que hoy no cuentan, tales como licencia por maternidad, paternidad, lactancia, estudio, etc

«Respeto a los DDHH»

El senador Javier García, adelantando que no acompañaría el proyecto de ley, dijo que «hubiéramos preferido abordar desde otro ángulo. Venimos reclamando desde hace mucho tiempo, desde el 2011, una modificación de la Ley Orgánica Militar, donde todos los partidos en un tono de unidad nacional analizamos las políticas de defensa y llegamos a un acuerdo tal que logró que la ley marco fuera aprobada por unanimidad». Ante esto Sandra Lazo dijo «que este proyecto es fruto el trabajo integrado, en él está presente la consulta a todos los estamentos estratégicos del Ministerio. Actualizar la ley es un acto democrático, y significa desterrar el término de la seguridad nacional». «Esta ley tiene una actitud doctrinaria para que cada fuerza establezca la estructura organiza a su misión. Vamos a aprobar este proyecto, convencidos de que las FFAA cumplirán sus misiones en el marco del respeto a los derechos humanos. En esta materia», comentó

«El proyecto en discusión significa un golpe a los funcionarios públicos más humildes, los soldados. Afectará los derechos de mujeres y hombres que son los más pobres de la administración pública. La pobreza están en torno del 8 o 9%, entre el personal de las FFAA supera el 50%», señaló el senador nacionalista. La senadora Xavier respondió que «los subalternos son alcanzados por los derechos: Licencias especiales por enfermedad, licencia por maternidad o paternidad, licencia por lactancia, licencia por estudio», entre otros

El otro legislador que habló contrario al proyecto de ley fue el colorado Pedro Bordaberry quien señaló que «cuando se ve este proyecto de ley, lo que tendemos a preguntar es por qué no lo hicimos antes y mejor. No debiéramos habernos dado más tiempo, votarlo hoy de apuro. Tiene claramente cosas que estamos de acuerdo que hay que cambiar». Su par del Partido Independiente, Iván Posadas, que votó favorablemente al proyecto de ley, indicó que «pasaron más de 34 años desde la restauración democrática para que el Ejecutivo envíe una propuesta para modificar la Ley Orgánica Militar», por lo que si bien tenía reparos con algunos artículos, «el PI acompañará como una señal política». «Somos particularmente críticos con respeto a lo que ha pasado en los últimos 34 años, a la condición del MDN, en esa cartera hasta 2004 había dos civiles, el ministro y el subsecretario. Recién en 2005 se dieron señales claras de que debía haber personal civil para llevar adelante una verdadera conducción de la defensa», indicó

«Qué van a modificar»

La senadora Xavier celebró que con este proyecto de ley «desterramos la doctrina de la seguridad nacional que regía desde 1974. Terminamos con la hipótesis del enemigo interno de la época dictatorial. Consolidamos los principios de conducción y liderazgo civil de las Fuerzas». A su vez «racionalización de los mandos superiores de las FFAA, primera vez en la historia que se reduce la cantidad de generales y coroneles, la nueva ley no propone reducir la cantidad de personal subalterno»

Ante dichos de la oposición, y posibles modificaciones a la ley, al senador del FA, Carlos Baráibar le preocupa que con la derecha se vuelva a retroceder. En el oficialismo no nos perdonaríamos no aprobar una ley que establezca el fin de la doctrina de seguridad nacional por un funcionamiento democrático de las Fuerzas Armadas», dijo. A su vez añadió que «me quedo muy preocupado. Este debate no podría ser ajeno a lo que pasa en las elecciones. La ciudadanía debería saber en cuanto al presente, al pasado, pero también para lo que viene de futuro. Quedé preocupado de que si ganan van a modificar la ley. Qué van a modificar de la ley»

Miguel Vassallo, legislador de Asamblea Uruguay remarcó que «lo principal es desterrar una visión militarista que se generó durante el último medio siglo y que aún se mantiene en la concepción viva de un conjunto de militares nacionales, y las leyes que organizan su vida profesional». «Este es uno de los temas en debate», dijo y «no escuché de la oposición un sostenido y claro enfrentamiento a conceptos que hoy deberían estar desterrados». «Si miramos la ley del 74 que está vigente todavía, en los cometidos fundamentales de las FFAA no está ni la democracia, ni el pueblo, ni el Parlamento, ni nada de los principios fundamentales que este país debe defender. No existe», expresó

«El pase a reforma no lo determinan más los tribunales»

La senadora por Casa Grande, Constanza Moreira y el diputado Alfredo Asti le respondieron al senador del Partido Nacional, Javier García respecto a los pases a reforma, señalándoles que eso queda en manos de la Justicia y no de los tribunales de honor. «El senador García dice que nueva Ley Orgánica Militar impide pasar a Reforma a los retirados militares condenados por hechos graves. Precisamente es lo contrario, hasta ahora sólo los Tribunales de Honor lo podían hacer y ya sabemos cómo actuaban, ahora lo podrá hacer la Justicia», señaló el legislador. «El pase a reforma ya no lo determinan los Tribunales, esto queda en manos de la Justicia ordinaria», reafirmó la senadora de Casa Grande

Los puntos centrales de la nueva Ley Orgánica Militar

— (Misión fundamental).- El cometido fundamental de las Fuerzas Armadas es planificar y ejecutar los actos militares necesarios para la defensa de la población, la soberanía, la independencia e integridad territorial… Las Fuerzas Armadas cumplirán sus misiones en el marco del respeto a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario (a.20)

— (Principio de no discriminación). En las Fuerzas Armadas no habrá discriminación alguna por razón de nacimiento, origen racial o étnico, género, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. (a.28)

— Fíjanse en doce los efectivos de Oficiales Generales del Ejército Nacional, siete los efectivos de Oficiales Generales de la Armada Nacional y seis los efectivos de Oficiales Generales de la Fuerza Aérea Uruguaya (a.41)

— Fíjanse en 130 los efectivos de Oficiales Superiores del Ejército Nacional, 76 de la Armada Nacional y 45 de la Fuerza Aérea (a.42)

— Son obligaciones inherentes al estado militar: A) Respetar y cumplir la Constitución de la República, las leyes y disposiciones reglamentarias. B) El deber de obediencia, respeto y subordinación al Superior en toda circunstancia de tiempo y lugar, de acuerdo a las leyes y demás normas vigentes. C) Cumplir sus funciones con respeto a los derechos humanos y derecho internacional humanitario. (a.86)

— Los ascensos de Oficiales hasta el grado de Coronel y Capitán de Navío serán conferidos por el Poder Ejecutivo, de acuerdo a los resultados de los concursos respectivos (a.105)

— (Obediencia).- Ningún militar debe cumplir órdenes manifiestamente contrarias a la Constitución de la República y las leyes vigentes, o que impliquen la flagrante violación o ilegítima limitación de derechos humanos fundamentales. Constituye deber de todo militar denunciar las órdenes dictadas en contravención a lo preceptuado por la presente norma. Lo actuado en contrario a lo dispuesto precedentemente, determinará la directa responsabilidad del militar, el que no podrá ampararse en el cumplimiento de órdenes superiores. Impartir órdenes contrarias a lo dispuesto en el presente artículo, será considerado falta muy grave (a.126)

— Se suprimen los Tribunales de Honor en el ámbito militar previstos en el Decreto-Ley Nº 14.157, de 21 de febrero de 1974, convalidado por la Ley Nº 15.738, de 22 de marzo de 1985, sus leyes modificativas y las leyes orgánicas de cada una de las Fuerzas. No incluye a los Tribunales de Honor respecto de las causas sometidas a su decisión antes de la entrada en vigencia de la presente ley

— (Tribunales de Ética y Conducta Militar).- Créanse los Tribunales de Ética y Conducta Militar, los cuales tienen por exclusivo cometido juzgar la conducta, desde el punto de vista ético-moral, de los Oficiales -en actividad o retiro- velando por el alto concepto del que deben gozar las Fuerzas Armadas. Los mismos deberán emitir los fallos «en un plazo no mayor a ciento ochenta días» (a.149)