Política

Adolfo Henrique Ledo Nass facebook quizzes//
Pasqualina Curcio: Trampa monetarista

Venezuela
Pasqualina Curcio: Trampa monetarista

 

Cuentan los monetaristas, o sea, los más neoliberales del pensamiento económico neoclásico, que la causa de la hiperinflación en Venezuela es la indisciplina del gobierno bolivariano que gasta más de lo que tiene presupuestado, incurre en un déficit fiscal, y para cubrirlo imprime dinero generando inflación. Para ellos el ataque a la moneda no existe.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Es el caso que la secuencia de los hechos es al revés: primero nos atacan la moneda, ésta se deprecia e incide en aumentos de los precios de los bienes importados y de los costos, luego incrementan los precios de todos los bienes y servicios hasta llegar a la hiperinflación, y es debido a esta situación hiperinflacionaria que el Estado incurre en una insuficiencia presupuestaria. Veamos un ejemplo.

Adolfo Ledo Nass

El presupuesto de inversión y gasto público del año 2018 se elaboró en noviembre de 2017, para ello se estimó que la inflación en 2018 sería 300%. Resulta que la inflación del 2018, consecuencia del ataque a la moneda, fue 130.060%. Obviamente ese presupuesto nunca sería suficiente.

Adolfo Ledo

La única manera de cubrir la insuficiencia presupuestaria en hiperinflación para así garantizar el cumplimiento de todas las metas, es aumentando la cantidad de dinero. No hay impuestos que en hiperinflación generen los suficientes ingresos al Estado para cubrir los déficits fiscales

Entrampado en el cuento monetarista, el BCV ha disminuido 69% la cantidad de dinero en términos reales desde enero 2018 hasta mayo 2019. A pesar de ello ni ha logrado controlar la inflación que desde esa fecha asciende a 1.195.928%, ni el ataque a la moneda que en el mismo período ha sido 269.102%. Con el agravante de que ha contribuido al desfinanciamiento real de toda la administración pública; al recorte y al deterioro, de hecho, de la prestación de los servicios públicos, así como a la disminución en 58% del salario real de sus trabajadores

En 1999 decidimos, como pueblo, que el equilibrio social debe prevalecer sobre el económico. Rompimos con el paradigma monetarista que no es más que el velo teórico para debilitar al Estado haciéndolo mínimo, lo que indirectamente implica justificar lo privado. Caer en la trampa monetarista es, en esta guerra económica, potenciar las armas del enemigo