Entretenimiento

Google admite escuchar el 0,2 por ciento de las conversaciones con su asistente virtual

Hard Rock Punta Cana

Google admitió este jueves (11.07.2019) que “expertos del lenguaje” contratados por la firma escuchan aproximadamente el 0,2  por ciento de las conversaciones que los usuarios mantienen con su asistente virtual, lo que implica que una parte de esas interacciones no son completamente privadas.

La asunción habitual, y lo que a menudo reiteran las empresas que gestionan asistentes virtuales como Amazon, Samsung y Apple, además de Google, es que las conversaciones entre un usuario y su asistente son del todo privadas y que la interacción se produce exclusivamente mediante inteligencia artificial, es decir, que los únicos que “escuchan” al usuario son robots.

Sin embargo, Google asegura que la finalidad de que algunas conversaciones son escuchadas por seres humanos es para mejorar la calidad del servicio. La revelación llegó de la mano del responsable de producto de búsquedas de la compañía californiana David Monsees, quien publicó una entrada en el blog oficial de Google como respuesta a una información aparecida este miércoles en la televisión belga VRT NWS, que pudo acceder a alrededor de un millar de grabaciones de individuos anónimos.

Conversaciones filtradas a la prensa

Las grabaciones fueron facilitadas a la televisión belga en lengua neerlandesa por uno de los “expertos” que Google había contratado en ese país para escuchar segmentos de las conversaciones y “comprender así las particularidades y acentos de cada idioma en específico”.

La firma, que ya ha anunciado que “tomará acciones” por la filtración al considerarla una “violación” de sus políticas de seguridad de datos, admitió contar con “expertos en todo el mundo” cuya función es escuchar y transcribir “una pequeña parte de los diálogos para ayudarnos a comprender mejor esos idiomas”.

En concreto, la firma de Mountain View (California, EE.UU.) cifró el porcentaje de interacciones analizadas por humanos en el 0,2 por ciento y garantizó que estos fragmentos no van asociados a las cuentas de los usuarios y que a los expertos se les dice que no transcriban sonidos o conversaciones de fondo que no vayan dirigidas a Google.

Revelación de casos de violación a privacidad de datos

Sin embargo, la televisión belga fue capaz de identificar “direcciones postales y otra información delicada”, en las grabaciones, lo que les permitió ponerse en contacto con las personas cuya voz había sido grabada y confirmar que efectivamente se trataba de ellos. “Una pareja de Waasmunster (Bélgica) reconoció inmediatamente la voz de su hijo y de su nieto”, pusieron como ejemplo desde VRT NWS.

Google indicó que el asistente virtual sólo les envía las grabaciones de audio una vez este ha detectado que el usuario está interactuando con él tras haber dicho, por ejemplo, “Hey, Google” y que dispone de varias herramientas para evitar las “activaciones falsas”, es decir, que el software interprete un sonido erróneamente como la palabra clave para activarse.

Pese a ello, VRT NWS publicó que del alrededor de millar de fragmentos de voz a los que tuvo acceso (todos ellos en lengua neerlandesa), 153 eran conversaciones en las que nadie dio la orden de activación al asistente virtual, sino que este interpretó erróneamente un sonido.

Entre otras, el medio belga aseguró haber escuchado conversaciones en la cama, entre padres y sus hijos, llamadas profesionales, discusiones y escenas tanto de sexo como de violencia.

pana (efe, ape)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en   Facebook  |  Twitter  |  YouTube  |

Animales al servicio del espionaje ¿Entrena Rusia ballenas espías? Esta ballena aparentemente domesticada fue descubierta por pescadores en la costa de Noruega. El animal nadó hacia sus botes y llevaba una correa con la inscripción “equipo de San Petersburgo”. En la correa había también un dispositivo para colocar una cámara. ¿Era la ballena una espía de los militares rusos? El animal probablemente habría escapado de la armada rusa.

Animales al servicio del espionaje Palomas espías famosas Trabajar con espías animales se ha convertido en una tradición en las agencias de inteligencia de todo el mundo. Ya en la Primera Guerra Mundial, el ejército alemán usó palomas mensajeras para tomar fotos como medio de recopilación de información. La cámara de activación automática solo podía hacer doce fotos, por lo que las palomas tenían que volar sobre el área correcta.

Animales al servicio del espionaje Agente Flipper Hay muchas teorías sobre espías animales en Israel. Por ejemplo, el grupo radical islámico Hamas afirmó en 2015 que había atrapado un delfín frente a la Franja de Gaza equipado con cámaras y “equipo de espionaje”. Se sabe que la Marina de Estados Unidos también está utilizando delfines nariz de botella para rastrear minas como parte de su “Programa de Mamíferos Marinos”.

Animales al servicio del espionaje Espía inesperado Otro animalito que debería ser parte de la estrategia de inteligencia israelí: la ardilla. En 2007, Irán destruyó una supuesta red de espionaje sionista de ardillas. Los controles fronterizos habrían arrestado a 14 roedores con rastreadores GPS en la frontera iraní. La conexión con los servicios de inteligencia israelíes no pudo ser probada.

Animales al servicio del espionaje Espías gatunos Incluso los gatos podrían espiar al enemigo. En la década de los 60, la CIA implantó micrófonos de cuatro patas para el programa “Accoustic Kitty”. El plan: los gatos se colarían con sus patas de terciopelo en el edificio de la embajada soviética para grabar información. El proyecto fracasó dramáticamente: incluso el gato de prueba fue atropellado por un taxi en la calle.

Animales al servicio del espionaje Tiburones a control remoto Los científicos de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, que realiza investigaciones sobre las fuerzas de Estados Unidos, habría desarrollado un tipo de control remoto que se usaría como implante cerebral. Los expertos quieren controlar los tiburones de forma remota, para fines de investigación, por supuesto. Pero el potencial para el uso militar es enorme.

Animales al servicio del espionaje Abejas: ¿la nueva nariz? Las abejas podrían convertirse en los próximos super agentes animales. Pueden ser entrenadas para detectar olores no naturales, como los explosivos. Estas son principalmente abejas rastreadoras cuyo trabajo es buscar materias primas y pasar los resultados a las recolectoras. Sin embargo, los expertos dicen que hay demasiados olores en la naturaleza que distraen a los insectos.

Autor: Carla Bleiker