Política

EE. UU. cambia de estrategia en Venezuela

Hard Rock Punta Cana
Perú fortalecerá relaciones con el gobierno del presidente Cortizo

Hace cinco meses, el líder opositor Juan Guaidó se declaró como el legítimo presidente de Venezuela con el respaldo de EE. UU. y Occidente. Todos esperaban una subsecuente oleada de apoyo popular que obligaría al sitiado presidente Nicolás Maduro a abandonar su cargo, sacando al país del caos económico y encaminándolo hacia la democracia y la prosperidad.

Pero a pesar de la hiperinflación, la escasez de alimentos y combustible, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y el éxodo masivo de refugiados, Maduro no ha mostrado señales de partir.

(EE.UU. anuncia sanciones contra el hijo de Nicolás Maduro). 

Aunque Guaidó y sus partidarios siguen insistiendo en que es sólo cuestión de tiempo antes de que se derrumbe el régimen – y nadie excluye la posibilidad de un golpe de Estado – la estrategia de EE. UU. se ha alejado del rápido cambio de gobierno y las amenazas de intervención militar. En este momento están considerando una alternativa más mesurada: que la mejor esperanza de cambio puede depender de negociaciones que atraigan a los principales aliados extranjeros, Rusia, Cuba y China.

En una señal del cambio de humor, la administración de Donald Trump se ha trasladado a otras regiones, especialmente el Medio Oriente y China. En las últimas semanas, el Presidente apenas ha mencionado a Venezuela, en comparación con sus frecuentes tuits a principios de año.

Ya se han intentado las negociaciones. El mes pasado concluyeron dos rondas en Oslo entre representantes del Gobierno y la oposición sin llegar a un acuerdo y no se han programado reuniones adicionales.

Pero los diplomáticos latinoamericanos dicen que están enviando mensajes a Moscú, La Habana y Pekín para iniciar una negociación más amplia que podría resultar en un gobierno de transición encabezado no por Guaidó sino por un tercero neutral. “Estamos en una etapa temprana de un largo proceso”, dijo un diplomático de EE. UU. “Pero hay indicios de que quieren participar”.

Cuba será clave. Según funcionarios de EE. UU., hay unos 2.500 agentes de inteligencia cubanos trabajando para Maduro, más otros 20.000 docentes y médicos. Los cubanos también forman el grupo básico de los guardaespaldas.

A cambio, Cuba recibe hasta 100.000 barriles por día de petróleo, un salvavidas para la asediada isla, que sufre bajo las sanciones más estrictas.

Los intereses de Rusia son diferentes. La petrolera Rosneft tiene activos altamente lucrativos en Venezuela, que quiere proteger, y los diplomáticos dicen que Maduro le ofrece a Vladimir Putin una ventaja sobre EE. UU. a un costo relativamente bajo. Mientras tanto, China tiene aproximadamente US$19.000 millones de préstamos pendientes y quiere que se paguen.

En una señal de su falta de voluntad para comprometerse más con Maduro, ni Moscú ni Pekín han otorgado nuevos préstamos durante algún tiempo. Las cuentas de Rosneft muestran que ha reducido su exposición de US$6.000 millones de hace varios años a menos de US$2.000 millones actualmente. Un alto funcionario estadounidense dijo que Cuba ha desempeñado un “importante rol en promover la línea dura de Caracas”, mientras que “Rusia y China se han mantenido alejados”.

La oposición liderada por Guaidó está convencida de que su estrategia de aumentar la presión con la ayuda de las sanciones dará buenos resultados y ha mostrado su preocupación acerca de la posibilidad de un acuerdo que no los incluya.

Pero el tiempo no está del lado de la oposición. El gobierno en la sombra de Guaidó carece de fondos, organización e infraestructura y está bajo asedio constante por las fuerzas Maduro. Las esperanzas de que los activos congelados puedan ser entregados a la oposición han fallado debido a que depende de juicios complejos que pueden tardar años en resolverse.

Y Maduro ha demostrado una sorprendente capacidad de encontrar nuevas formas para financiarse , incluyendo el contrabando de oro, lo cual le ha permitido mantenerse en el poder a pesar de la crisis.

“La gente pensó que una crisis económica derribaría al Gobierno“, dijo Francisco Rodríguez, un economista venezolano en Torino Capital. “Eso sucede en las democracias pero no en una dictadura. Cuanto más pobre es el país, más poderoso se vuelve el Gobierno en comparación con el resto de la sociedad”.

A medida que la crisis humanitaria se agrava, continúa el lento y paciente esfuerzo diplomático internacional y, salvo una sorpresa repentina, la posibilidad de compromisos confusos parece más probable.

“El Gobierno democrático no será producto de una concepción inmaculada”, dijo el alto funcionario estadounidense. “Harán acuerdos que no nos gustarán y que no les gustarán a ellos”. La única línea que hemos trazado es que no vamos a aceptar traficantes de drogas en el gobierno. Eso, y la exigencia de que los cubanos se marchen del país”.

Un alto funcionario de la administración estadounidense tiene un punto de vista más sombrío. “El pueblo venezolano tal vez se de cuenta de que las negociaciones son su última y mejor oportunidad. Si no, Venezuela se convertirá, no en Cuba sino en el Zimbabue de Sudamérica”.

Michael Stott

Relacionados Recomendados Internacional

Trump y Xi declaran una tregua en su guerra comercial Última actualización – junio 29 de 2019 · 02:31 p.m. Empresas

Apple planea trasladar la producción del Mac Pro a China Última actualización – junio 28 de 2019 · 02:23 p.m. Internacional

EE.UU. anuncia sanciones contra el hijo de Nicolás Maduro Última actualización – junio 28 de 2019 · 12:03 p.m. Internacional

Trump vuelve a amenazar a China Última actualización – junio 26 de 2019 · 09:59 a.m. Internacional

Grupo de Lima condena muerte de militar venezolano Última actualización – junio 30 de 2019 · 01:04 p.m. Internacional

Trump, el primer presidente de EE. UU. en pisar Corea del Norte Última actualización – junio 30 de 2019 · 11:37 a.m. Internacional

Las 20 principales economías advierten una desaceleración mundial Última actualización – junio 29 de 2019 · 02:31 p.m. Internacional

Putin: ‘¿Es necesario humillar tanto a las naciones latinoamericanas?’ Última actualización – junio 28 de 2019 · 09:04 p.m.