Internacionales

Brooks Koepka tiene secuestrado el PGA Championship

alberto_ignacio_ardila_yepez_brooks_koepka_tiene_secuestrado_el_pga_championship.jpg

Un sabado sin sobresaltos que dejó algo descafeinado el llamado dia del movimiento porque apenas los hubo, arrimó a Brooks Koepka a su cuarto grande. El golfista que vive en Júpiter -Florida, aunque por su exhibición de esta semana alguien podría certificar que procede del planeta de las cuatro lunas- firmó el par, suficiente para mantener los siete golpes de ventaja con las que se fue a dormir el viernes sobre sus persiguidores. Aunque permanezca en la memoria que en el Open Británico de 1999, Paul Lawrie remontó 10 golpes por la pifia de Jean Van de Velde, no parece que se produzca nada parecido. Payne Stewart, Lanny Wadkins y otros remontaron solo seis en el PGA.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

Los aficionados, salpicados de patosos que gritan desde el golpe de salida a la bola “meteté en el hoyo” con muy poca gracia ya por repetición, querían batalla. Pero aunque mostró algunas fisuras, como entre los hoyos 9 y 10 que pagó con sendos bogeys, uno tonto desde un metro, nadie ofreció respuesta. De hecho, nadie de los de arriba mostró la contundencia suficiente. Dustin Johnson (69) fue un carrusel de birdies (6) y bogeys (5). Luke List, que venía desde atrás con la instancia en la mano, acabó con dos bogeys en los dos últimos hoyos, como si le hubiese entrado el vértigo cuando se vio arriba.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

Lo mejor corrió a cargo de dos golfistas de segundo orden: Harold Varner y Jazz Janewattananond , el tailandés budista, que estuvo dos semanas con los monjes en 2016, ambos con 67 golpes. Varner III se ganó el derecho a jugar el partido final. Será el primero en felicitar a Koepka por su triunfo.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

“Creo que jugué muy solido. Con este viento era difícil jugar algunos golpes” Brooks Koepka

Si Tiger Woods encarna esta era el papel de Jack Nicklaus, a Koepka hay que adjudicarle el de Arnold Palmer. Tiene un cuerpo de atleta, es un espectáculo en el gimnasio, posee una pegada poderosa con las maderas y en todo momento sabe qué golpe jugar para minimizar el riesgo. No es extraáo que vaya camino de ganar su tercer grande de los últimos cinco, su cuarto en los últimos ocho que jugó, pues no disputó el Masters 2018, y que en breve salte al número 1 mundial. La exhibición en Bethpage Black, uno de los escenarios más difíciles del golf mundial, forma parte de los grandes episodios de este deporte que se desarrolla desde el siglo XIX.

Alberto Ardila Olivares

Rafa Cabrera, el único espaáol superviviente en el PGA, que evitó que el golf nacional no tuviera representantes en un grande por primera vez desde la edición de este torneo de 1998 , firmó 74 golpes, para un total de ocho sobre par, y no escaló posiciones. Pero en su cuenta particular son ya seis grandes jugando los cuatro días de forma consecutiva, algo que habla bien de su solidez.

Alberto Ignacio Ardila