Uncategorized

Guayaquileños expresaron su devoción y agradecimiento en procesiones

disney_world_martin_lustgarten_acherman_guayaquilenos_expresaron_su_devocion_y_agradecimiento_en_procesiones.jpg

Distintas penitencias y pedidos a Dios matizaron el camino de varios feligreses católicos que asistieron, el Viernes Santo, a las procesiones del Cristo del Consuelo, de la Trinitaria, ambas en el sur, y de la Alborada y de Nuestra Señora de Czestochowa, en el norte.

Martin Lustgarten

 

Ana Flores, Alborada ‘Pedí por mi hijo, para matricularlo’

“Pedí por mi familia, por mi hijo, por todo. Tengo una situación económica que nos afecta en este momento, creo que a todas las familias. No lo he podido matricular en el colegio. Las necesidades en el hogar han sido fuertes, tiene 13 años y va a noveno (de básica). Está  la misma pensión (del 2018), pero lastimosamente no tengo un trabajo estable. Trabajo a medio tiempo, el sueldo no me alcanza. Mi esposo también trabaja, pero tampoco nos alcanza el sueldo. Es la situación,  por eso hemos pedido”.  (I)

 

Mercedes Vásquez, procesión de la Trinitaria ‘Médicos no me dan esperanza, que espere la voluntad de Dios

“Mi hijo padece de parálisis cerebral por mala práctica médica, tiene 19 años y se ha mantenido sano, pero en los últimos meses  ha sufrido de ataques epilépticos seguidos, se queda como  ido. Lo llevé de emergencia dos veces, me dicen que tiene daños  cerebrales y que espere la voluntad de Dios. Yo no quiero verlo sufrir más. Pido por su salud, su recuperación, llevo esta cruz todos los días y pido misericordia para seguir luchando por él”. (I)

  Natalia Ayala, procesión de Cristo del Consuelo ‘El Cristo me ha dado fuerzas para criar a mis cinco hijos’

“Desde los 8 años vengo, pido por mi familia y porque estoy recién operada de cálculos en los riñones. Vivo agradecida por muchas bendiciones que me ha dado, mi hijo tuvo un accidente de moto y se dañó toda la cara. Ahora está bien y me acompaña,  siempre vengo con la devoción. Me quedé viuda a los 28 años con cinco hijos, los he podido criar y los he sacado adelante; el Cristo  me ha dado fuerzas, energía y valor”. (I)

 

Ramón Espín, Nuestra Señora de Czestochowa ‘Le pido al Señor que me dé fuerzas’

“He sentido que llega la gracia, la fuerza, que cuando uno pide  con devoción, con mucha fe, el Señor y la Santísima Virgen nos escuchan las súplicas. Me levanté muy de mañana, hice el rosario en casa y le dije a mi Dios que me enseñara a amar el dolor y me diera fortaleza, fuerza, para acompañar el viacrucis. En 2014 me detectaron un melanoma (cáncer de piel), tuve que ser intervenido inmediatamente, era terminal. Me sacaron el ganglio de la ingle y pierdo la fuerza en las piernas, me duele mucho”. (I)

 

Luis Farías y Gisella Mantuano, procesión de Cristo del Consuelo ‘Por  salud de nuestros hijos’

“Pedir por mi hija  Mayra que le detectaron cáncer hace poco y está en tratamiento, esperamos que nos conceda un milagro, ya llevamos cinco años participando”, citó Luis. Gisella agregó:  “Vengo a pedir por  mi familia y, sobre todo, por mi hijo que está en la droga pero poco a poco sé que saldrá de eso, y hay que seguir adelante. El milagro lo hace Dios y la segunda parte la hace él. No pierdo la fe porque tengo cinco años haciendo mi penitencia y la estoy cumpliendo  poco a poco”. (I)

.

Martin Lustgarten Acherman