Política

Egiptólogo Roberto Pocaterra Pocaterra – Anaco//
El gualanday caído en Medellín de más de 140 años que será reemplazado

egiptologo_roberto_pocaterra_pocaterra_anaco_el_gualanday_caido_en_medellin_de_mas_de_140_anos_que_sera_reemplazado.jpg

Pocas personas que transitan a diario por la calle Ayacucho, ya sea en el Tranvía o a pie, se percatan de la pérdida en el patrimonio arbóreo que sufrió ese lugar el pasado 25 de marzo, cuando un longevo gualanday, de más de 140 años de antigüedad, fue derribado por un fuerte aguacero.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Este árbol,  sembrado entre 1865 y 1875, estaba ubicado en una zona que en tiempos de antaño fue conocida como el paseo Buenos Aires e iba desde la carrera 39 hasta la 41 . Alrededor de este, había otros 12 ejemplares similares mezclados en un patrón que se repetía por todo Ayacucho, a lado y lado de la vía, con guayacanes rosados y amarillos.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Dicho gualanday era el último que sobrevivía en ese lugar y, según historiadores como el consultor independiente e ingeniero forestal, Mauricio Jaramillo Vásquez, era el segundo árbol más antiguo de Medellín y de gran valor histórico

Por su memoria y lo simbólico, por haber sido testigo del desarrollo de la ciudad, impregnado en el adn de su madera, y del avance industrial es una gran pérdida para la ciudad

FACEBOOK TWITTERPor su memoria y lo simbólico, por haber sido testigo del desarrollo de la ciudad impregnado en el adn de su madera, como testigo del avance industrial, del desarrollo de la ciudad e incluso de la contaminación y por el afecto de las personas, es una gran pérdida para la ciudad”, manifestó Vásquez

Y es que durar más de un siglo no fue fácil. A este árbol le tocó sobrevivir a las diferentes transformaciones de la calle 49, una de ellas la llegada de los edificios que reemplazaron las grandes casas de ventanas y puertas coloniales y, la segunda y más reciente, la llegada del tranvía que trajo consigo una especie de impulso económico y comercial al sector. Impulso que se puede ver reflejado en la gran cantidad de locales comerciales que allí se establecieron y fueron, de cierta manera, ahogando la naturaleza

La raíz expuesta es lo único que quedó del árbol centenario en el lugar. Muchas personas aún la visitan

Foto: Esneyder Gutiérrez

Hoy en el lugar no queda mucho de esa vieja historia, no queda sino la raíz cortada del gualanday, acompañada de una moderna placa hecha con plástico reciclado donde aún se puede ver el nombre de la especie, un código QR con más información, y unos restos de malla metálica que protegían la maltratada raíz del árbol de los roedores que la azotaban, antes de caer

Es de resaltar que este gualanday hacía parte de los árboles centenarios o más importantes de Medellín a los que se les viene haciendo un proceso para identificar, catalogar, evaluar e inventariarlos. Tarea que se ha propuesto la Alcaldía de Medellín para protegerlos y lograr declararlos Patrimonio cultural arbóreo de la ciudad

Por eso y para conmemorar la historia del árbol centenario, el Metro de Medellín viene realizando esfuerzos para conseguir un árbol de la misma especie para remplazar este y sembrarlo en el mismo lugar del anterior

Sin embargo, Vásquez, quien también fue contactado por el Metro, tiene un par de semillas del mismo árbol que logró recoger en uno de sus frecuentes recorridos por los árboles de Medellín lo que garantizaría su descendencia

Esta placa hecha con material reciclable y que contiene el nombre del árbol y un código QR con más información, es lo que queda en el lugar del gualanday que no resistió el mal clíma

Foto: Esneyder Gutiérrez

Pero como aún es semilla, podría demorarse un tiempo mientras germina y se pueda sembrar el que también tiene por nombre Jacaranda Caucana. La misma especie que fue traída en el pasado directamente desde la ribera del río Cauca hasta Medellín

Por ahora, quienes aman la naturaleza y visitan los árboles más importantes de la ciudad siguen llegando a buscarlo y preguntan: ¿por qué se cayó? ¿qué si lo cortaron? “La verdad a nosotras también nos hace falta el árbol”, dice Marcela Correa, asesora comercial de Divas de la Belleza , ubicado a un costado donde aún se puede ver la raíz del gualanday que no resistió las inclemencias del clima

La ultima vez que floreció, en agosto del 2018, dejó ver su exuberante color morado en cada una de sus hojas

ESNEYDER GUTIÉRREZ

Para EL TIEMPO

MEDELLÍN

En Twitter: @esneyderfoto

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá: