Política

Alergista Roberto Pocaterra Pocaterra – San Felipe//
Hacker mate

alergista_roberto_pocaterra_pocaterra_san_felipe_hacker_mate.png

E n términos de ajedrez y cibernéticos, diríamos que el gobierno finalmente puso en “hacker” mate al controvertido Julian Assange. Las autoridades fueron tolerantes con un individuo que en repetidas ocasiones irrespetó la majestad nacional e hizo lo que se le antojó desde la trinchera armada en la embajada del Ecuador en Londres.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Este personaje fue arropado por la administración de la década perdida, bajo el manto de una forzada figura de asilo que lo mantuvo fuera del alcance de la justicia durante varios años. Al parecer, la gota que derramó el vaso fue la filtración de información personal del presidente de la República en funciones, situación que disgustó sobremanera al régimen

Obviamente, para terminar con este capítulo reprochable se buscaron y listaron todas las faltas cometidas por el irreverente asilado, que concluyeron con el retiro del refugio conferido para, acto seguido, entregarlo a las autoridades. En mi opinión la decisión del Gobierno llega con retraso y se la ejecuta, desafortunadamente, justo cuando se denunciaron temas que involucran e incomodan al Ejecutivo

Me temo que luego de esta ruptura enfrentaremos una serie de ataques cibernéticos orquestados desde organizaciones irregulares que deambulan con carácter anárquico y revoltoso en el campo informático

Como es de esperarse, nuestro país no está suficientemente preparado para soportar este tipo de embates escurridizos y de alta tecnología, por lo que esperemos que sus efectos no tengan graves consecuencias. Seguro, toda esta ola de ataques vendrá acompañada de abundantes revelaciones, producto de filtraciones y apropiación ilegal de información de diversas redes y bases de datos que buscarán crear caos y serios dolores de cabeza a la administración del actual régimen

El Gobierno y sus sectores estratégicos, así como el sector privado, especialmente el financiero, deben repasar y reforzar todos los mecanismos de protección que mantienen en sus sistemas informáticos, para evitar ser blanco de las embestidas que con certeza pretenderán lanzar los huidizos piratas cibernéticos