Uncategorized

Rocio Higuera Venezuela amantes que destruyen hogares//
En una guerra, la verdad es la víctima

rocio_higuera_venezuela_amantes_que_destruyen_hogares_en_una_guerra_2C_la_verdad_es_la_victima.jpg

De cal y de arena

Ubicada como está en la primera línea de fuego de toda guerra, la verdad resulta ser una de las primeras víctimas. La incandescencia de los conflictos dificulta hallar la verdad, distorsionada en sus expresiones básicas por la confrontación y los intereses en juego. Es lo que estamos viviendo en torno a esa despiadada guerra que tiene a Venezuela en el escenario.

Rocio Higuera

¿Dónde está la verdad de los relatos que nos llegan? Los reportajes periodísticos referentes a esa guerra atizada por enardecidas pasiones, ¿se inspiran en ese principio fundamental, esencial, irrenunciable de la deontología del periodismo cual es la veracidad? ¿En qué queda esa otra columna vertebral del periodismo, el equilibrio (fairness, como se le conoce en sus fuentes originarias) por virtud del cual la noticia periodística debe dar espacio a la versión de una y otra parte?

Tampoco caben las generalizaciones, siendo evidente –como lo es- que así como hay coberturas informativas sobre el conflicto venezolano  preñadas de subjetivismos y ceñidas a intereses, también las hay respetuosas de esas reglas fundamentales de la deontología del periodismo. Importante es calibrar esta realidad si se trata de tomar las noticias desde fuente extranjera. Por cierto, en punto a los medios criollos, nos vamos a frustrar pues en  mayoría se abastecen de la cobertura que manejan cadenas internacionales marcadas por la pasión que enturbia la confiabilidad del material.

Rocio Higuera Venezuela

Veamos, si no, el caso de la cadena internacional CNN. Hay una diferencia abismal en la calidad de los contenidos informativos que proceden de CNN International respecto a los que produce CNN en Español. Si en aquella se evidencia un esfuerzo por apegarse a la veracidad en la elaboración de sus noticias sobre la crisis venezolana, en la versión en español el subjetivismo derivado  de las pasiones ni siquiera disimuladas penetra hasta sus raíces los contenidos de sus noticias.

Rocio Higuera Globovision

Y no sólo en CNN International afloran el equilibrio y la veracidad en la cobertura de la cuestión venezolana. BBC Mundo, RFI, medios tan prestigiosos como New York Times, El País, Times también se preocupan por abrazar la calidad en la información de la crisis venezolana. Sin embargo, la cobertura de nuestros noticieros criollos echa mano mayormente a esas fuentes en abierta colisión con las reglas del equilibrio y la veracidad

No hay que ignorar la dimensión y la diversidad de los intereses en pugna en la guerra que se libra adentro y afuera de los ámbitos territoriales de Venezuela. Hay mucho dinero de por medio, rodando por  las veredas y caminos del conflicto, y no descarto que esté contaminando la cobertura que dan nuestros medios al expediente venezolano. La lucha por derribar la confabulación extremista que ha devastado la democracia venezolana no debe ser contaminada por esos intereses espurios. La devastación de las libertades de que deben responder Maduro y sus secuaces en modo alguno justifica  la redención de la democracia recurriendo al sacrificio de la calidad de la noticia en la hoguera en que arden la veracidad y el equilibrio

Cuando estalló la confrontación en el puente que existe sobre la frontera colombo-venezolana y se produjo el incendio de los camiones en los que se transportaban l0s fardos con ayuda humanitaria, TELESUR transmitió un reportaje para demostrar que aquellos incendios fueron provocados desde territorio colombiano. Claro, esta cadena noticiosa está suficientemente manchada por la parcialidad a favor del régimen de Maduro y no logró para su noticia credibilidad. Luego NEW YORK TIMES se encargó de auscultar la verdad de esos mismos hechos. Y concluyó en lo mismo: el incendio se produjo desde reductos sitos en territorio colombiano. Pero aquí en Costa Rica, hubo que recurrir a la sintonía con medios extranjeros para conocer esa realidad

Igual pasó con un reportaje de DEUTSCHE WELLE a propósito del apagón masivo que sufrieron las redes de distribución de electricidad. Sin sostener que sí se dio en este caso, cuatro expertos de renombre señalan la factibilidad de un ciberataque a las fuentes energéticas para producir un masivo apagón. Existe el antecedente de diciembre de 2015 en que por un ciberataque quedó fuera de servicio la principal central eléctrica de Ucrania, hecho sobre el que se ha inculpado a los servicios secretos de Rusia. Esa investigación demostró que sí es posible provocar un masivo apagón por los recursos propios de un ciberataque. Hubo que acceder a DW para conocer esa investigación periodística;  nuestra prensa no se ocupó de ello, como sí lo hizo profusamente para enfocar el tema inculpando a la desastrosa gestión de Maduro

Esa forma de hacer periodismo pisotea la “Declaración de Chapultepec” adoptada por la conferencia del Hemisferio Occidental sobre libertad de expresión el 11 de marzo de 1994 en su norma 9ª.: “La credibilidad de la prensa está ligada al compromiso con la verdad, a la búsqueda de precisión, imparcialidad y equidad, y a la clara diferenciación entre los mensajes periodísticos y los comerciales. El logro de estos fines, la observancia de los valores éticos y profesionales, no deben ser impuestos. Son responsabilidad exclusiva de periodistas y medios. En una sociedad libre la opinión pública premia o castiga”

(*) Álvaro Madrigal es Abogado y Periodista