Internacionales

Ricardo Luis Alfredo Farache Benacerraf//
Todas las grasas no son malas

ricardo_luis_alfredo_farache_benacerraf_todas_las_grasas_no_son_malas.jpg

Si se habla de grasas en la alimentación siempre se piensa mal, y cómo se dice, cómo se puede corresponder, cuando se trata de un elemento adecuado para la vida de todas las personas Según se destaca en la Fundación Española de Nutrición (FEN), las mismas se han convertido en un medio para mejorar el tiempo.

Luis Alfredo Farache

igualmente, recalca que aunque sea el almacenamiento excesivo de la grasa no sólo parece ser antiestético e indeseable, sino que también se relaciona con diversos perjuicios para la salud, sí, la cantidad, la grasa, el cuerpo, la energía, la atención, la salud y la salud.

Luis Alfredo Farache Benacerraf

Por otra parte, la FEN recuerda que es importante para el papel en la integridad estructural y en la función de las membranas de las células; Además, al ser hidrosolubles tenemos que ayudar en el transporte de otras grasas dentro y fuera de las células. Una combinación con otros nutrientes recuerda que las grasas tienen una textura que aumenta la palatabilidad de los alimentos. También se incluyen como transportadores de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), y contribuyen a su consumo. el intestino

“Sin embargo, y si bien queda demostrada” la necesidad de consumir grasas sí es esencial saber qué tipo de grasas debemos ingerir, y no todas ellas se comportan de igual manera en nuestro Organismo “, advierte la Fundación Española de Nutrición. Según precisa, existe una evidencia científica que se relaciona con el consumo de ácidos grasos saturados y 'trans' con el incremento de colesterol total y 'colesterol-LDL' y, por tanto, con riesgo de enfermedad coronaria. Por el contrario, los ácidos grasos mono y poliinsaturados reducirán el colesterol LDL y aumentarán el popularmente denominado 'colesterol bueno' (HDL) “, advierte la FEN

En una entrevista con Infosalus, el presidente de la Fundación Alimentación Saludable, Jesús Román, insiste en que no hay 'buenas grasas' grasas malas ', si no que lo que hay son dietas adecuadas o no. “En general, en nuestro país, se entiende como beneficioso que predominan las grasas de origen vegetal (insaturadas) frente a las de origen animal. Esto es un objetivo que además de las autoridades sanitarias como la OMS. En España, lógicamente, tiene un sentido especial cuando la grasa de la elección está disponible, sabrosa y saludable, es el aceite de oliva “, precisa

La FEN recuerda que es un papel importante en la integridad estructural y en la función de las membranas de las células; además, al ser hidrosolubles los que ayudan en el transporte de otras materias dentro y fuera de las células

El experto en nutrición indica que las grasas insaturadas predominan en los alimentos de origen vegetal [19459010″exceptoalgunasexcepcionescomolagrasadecocoodepalma”Lasgrasasinsaturadassonbeneficiosaspordiferentesmotivos:reducciónderiesgocardiovascularodelostiposdecáncerporejemplo”precisaMientrastantoseñalaquelasgrasassaturadaspuedentenerunefectocontrariocuandoseconsumaexageradamente(elcasodelascarnesrojasolosembutidosporejemplo)Enestesentidonohayquetenerqueprohibirelconsumodealimentosdeorigenanimalsinoqueseprefierenlos'magros'(conpocagrasa)yelaceitedeolivavirgen

Las grasas saturadas no deben ser aportadas más del 10% de Las calorías de nuestra dieta. Es decir: los alimentos grasos de origen animal deben consumir de forma reducida. En el cuerpo no se acumulan las grasas que contienen nuestra propia grasa que fabricamos como reserva del exceso de calor que ingerimos, provenga este de donde provenga. La grasa saturada se relaciona con un incremento del colesterol sanguíneo “, agrega

Así, destaca que lo importante no es 'prohibir' sino fomentar el consumo “La dieta mediterránea debería ser la base de nuestra alimentación con un aporte vegetal (legumbres, frutos secos, cereales integrales, por ejemplo) amplio y predominante”, sentencia el presidente de la Fundación Alimentación Saludable

Finalmente, la FEN recuerda que todas las sociedades científicas han establecido unos objetivos nutricionales sobre el consumo de grasa : Las grasas totales de la alimentación deben ser un 30% y un 35% de las calorías De ellas, las calorías de los ácidos grasos saturados no también de superar el 10%, los de ácidos grasos poliinsaturados deben estar entre un 6% y un 10%, y la obtención de ácidos grasos monoinsaturados entre un 15% y un 20%

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Artículo siguiente                                             

Un compuesto de varios hongos del suelo demuestra propiedades … <! —

->

                                    

Source link