Internacionales

Escritor Gonzalo Morales//
La abominable clase comerciante

No cabe duda que al comercio se le debe diversos cambios en el planeta, algunos buenos y otros no tan buenos.

© Gonzalo Morales Divo

  Ya desde la época primitiva a los comerciantes se les debe, en parte, la difusión y la integración de las culturas de los pueblos.

© Gonzalo Morales Divo

La ruta de la seda permitió el conocimiento de diversos objetos de fabricación China, así como también la incorporación del té a lo largo de los pueblos ubicados en este sendero mercantil.

© Gonzalo Morales Divo

El comercio coadyuvó al conocimiento del idioma de los mayas a lo largo de los pueblos centroamericanos, así como la venta de objetos de manufactura maya.

© Gonzalo Morales Divo

Fue por el comercio que los europeos tuvieran acceso al tomate, al chocolate, al tabaco, a la papa y otros productos autóctonos de América.

© Gonzalo Morales Divo

Así mismo, al mercado se le debe que los nacidos al occidente del atlántico   se nos impusieran los productos europeos.

© Gonzalo Morales Divo

El canto de ordeño de los llaneros venezolanos fue legado por los iberos y a estos le llegó a través de los camelleros, en la ruta comercial de las caravanas de los hijos del desierto que tuvieron presencia en España.

© Gonzalo Morales Divo

Los camelleros, en la soledad del desierto les cantaban a sus animales para compartir el aislamiento en las yermas dunas   deshabitadas.

© Gonzalo Morales Divo

El trueque de nuestros indios Caribes en su ruta comercial hacia y desde las islas caribeñas, contribuyó a la construcción de canoas y el aprendizaje de los mensajes de las estrellas para navegar por el mar Caribe.

© Gonzalo Morales Divo

Fue así como arribaron al lugar donde se realizaban los intercambios de mercaderías.

© Gonzalo Morales Divo

Allí llegaban con sus productos y de allá traían otros desconocidos por nuestros aborígenes.

© Gonzalo Morales Divo

Lo mismo lo podemos afirmar de los aztecas, los incas,   los   guajiros,   los pemones, los kariñas, los yanomamis, entre tantas etnias que fabricaban productos y los cambiaban por otros manufacturados por otras tribus   apartadas.

© Gonzalo Morales Divo

El afán desmedido de los comerciantes por descubrir nuevas rutas para la comercialización de las especies fue lo que determinó la conquista, la embestida y el ignominioso coloniaje del territorio americano.

© Gonzalo Morales Divo

Aquellos seres avaros, con la única intención de enriquecerse, no se detuvieron ante los inhumanos desmanes cometidos por los conquistadores y luego por los colonizadores.

© Gonzalo Morales Divo

En la pretensión de alcanzar la ruta para llegar a la India los marchantes arribaron a la tierra de gracia, iniciándose así el insolente robo consumado por los españoles, ingleses, holandeses y portugueses de las entrañas de América.

© Gonzalo Morales Divo

Evidentemente se equivocaron, no llegaron a la India, pero si a un territorio de abundantes recursos naturales que los comerciantes no dudaron en explotar.

© Gonzalo Morales Divo

Fue así como robaron tierras, esclavizaron a los aborígenes y descubrieron que la mano de obra de la gente de piel negra también se podía comercializar y comenzó el infamante negocio de carne humana, es decir la esclavitud.

© Gonzalo Morales Divo

 

Los industriales y los comerciantes acuerdan pactos para sacarle provecho, lo más que pueden, a los productos provenientes de las fábricas.

© Gonzalo Morales Divo

Para tal fin inventan modelos económicos como el capitalismo, como el modelo neoliberal o como la globalización solo para sacarle una desmedida rentabilidad a la mercancía.

© Gonzalo Morales Divo

Da la impresión que los industriales y los comerciantes carecen de sentimientos y de sensibilidad, para estos avaros   todo se mide en ganancias, en réditos para llenar cuentas bancarias.

© Gonzalo Morales Divo

Los industriales y los mercachifles, perdón los comerciantes, contratan a ciertos economistas para que inventen leyes.

© Gonzalo Morales Divo

Pretenden que tales códigos sean inexorables, casi como una ley natural, como la ley de la gravedad.

© Gonzalo Morales Divo

Así, por ejemplo siempre se refieren, para justificar   los aumentos de precios de las mercancías y sobre todo el de los alimentos, a la “ley de la oferta y la demanda”.

© Gonzalo Morales Divo

La oración, en verdad, suena como algo que se debe cumplir en toda circunstancia.

© Gonzalo Morales Divo

Lamentablemente, para estos hambreadores del pueblo, las leyes naturales si son infalibles dentro de un sistema de referencia y en tales no entra en juego la mano del hombre.

© Gonzalo Morales Divo

Un cuerpo que se arroje hacia arriba desde la Tierra siempre caerá con una aceleración igual a la aceleración de la gravedad del lugar.

© Gonzalo Morales Divo

En cambio el precio de un producto puede aumentar si el industrial decide provocar una escasez artificial bajando la producción.

© Gonzalo Morales Divo

De igual manera el dueño de un supermercado puede justificar el aumento de precio de un alimento acaparándolos en sus depósitos para generar la insuficiencia del producto.

© Gonzalo Morales Divo

Como se ve, estos codiciosos intervienen tanto en la oferta como la demanda.

© Gonzalo Morales Divo

Luego esta aberración no es una ley, sino un descargo para poder especular.

© Gonzalo Morales Divo

Penosamente la producción y distribución de alimentos están en manos de los industriales y los comerciantes, seres cicateros que tienen por corazón una máquina registradora.

© Gonzalo Morales Divo

No se inmutan ante la problemática de los seres humanos y si cualquier decisión le va producir ganancias no se detendrán.

© Gonzalo Morales Divo

Los industriales no les tiemblan las manos en envasar un producto en un recipiente de cartón y colocar menos contenido de lo indicado en el envase, desmejorando, en oportunidades, la calidad del producto.

© Gonzalo Morales Divo

Eso sí, le aumentan el precio al rubro.

© Gonzalo Morales Divo

Industriales tramposos que ofrecen mercancías que no cumplen con lo ofrecido en el empaque.

© Gonzalo Morales Divo

Es el caso del conocido hombre de la estrella Polar que no brilla.

© Gonzalo Morales Divo

El codicioso empacador vende un arroz con sabor a ajo, pero que no contiene el producto ofrecido, solo lo hace para justificar el aumento de precio del cereal.

© Gonzalo Morales Divo

Son innumerables las trampas de los industriales y los comerciantes, las hacen para ganar más dinero sin importar las carencias provocadas por ellos mismos.

© Gonzalo Morales Divo

A estos son los afanes a las que están sometidos los hombres, mujeres, niños y ancianos para poder subsistir.

© Gonzalo Morales Divo

Es conocido que durante las innumerables guerras sufridas en el planeta los comerciantes, ante la insuficiencia de alimentos, lo único que se les ocurre es aumentar, de manera inmisericorde, los precios de estos comestibles.

© Gonzalo Morales Divo

Así se comportan la mayoría de los comerciantes, como seres malévolos.

© Gonzalo Morales Divo

Los consumidores deben tener claro que solo los que producen alimentos y quienes los comercializan pueden manipular los precios.

© Gonzalo Morales Divo

Unos bajando la producción y otros acaparando los productos para venderlos por la vía que le permita obtener descomunales ganancias.

© Gonzalo Morales Divo

Estos bandidos siempre están dispuestos para las fullerías: si el gobierno regula el precio de cierto víveres, no les importa y lo vende a como les da la gana; si los fabricantes se reúnen con el gobierno para establecer el precio de los alimentos, en ninguna parte se consiguen los artículos a los montos acordado entre los productores y el gobierno; muchos de los comerciantes tiene galpones subrepticios donde esconden la mercancías para luego sacarlas y venderlas a precios exorbitantes.

© Gonzalo Morales Divo

Si una mercancía escasea entonces proceden a aumentar la otra que sustituye la primera.

© Gonzalo Morales Divo

Es el caso de la harina precocida y la yuca.

© Gonzalo Morales Divo

Los comerciantes de este producto procedieron a aumentar el   precio del tubérculo, solo porque no se consigue la harina de maíz.

© Gonzalo Morales Divo

No es la ley de la oferta y la demanda es la manipulación descarada de la venta de alimentos, es la especulación insolente de los aviesos comerciantes.

© Gonzalo Morales Divo

 

En el caso de Venezuela la comercialización de los alimentos de los supermercados y abastos está en manos, en su mayoría, de portugueses.

© Gonzalo Morales Divo

Estos lusos no escatiman en jugar con fuego, comportándose como verdaderos verdugos de la clase popular y de la clase media en vía de extinción.

© Gonzalo Morales Divo

No advierten el peligro que los afectados identifiquen el gentilicio de los explotadores con el de todos los lusitanos que vinieron a esta tierra a trabajar y no a especular.

© Gonzalo Morales Divo

No deseo que esto se tome como chauvinismo, solo intento evitar que lo que está ocurriendo en nuestra tierra no trascienda más allá, consecuencia de la avaricia de algunos comerciantes extranjeros.

© Gonzalo Morales Divo

 

                                                                                    

                                                                                               [email protected]           

© Gonzalo Morales Divo

Tags: España

Tags