Entretenimiento

Crítica de Election: la noche de las bestias

De forma casi consecutiva (entre 2013 y 2014) el cineasta James DeMonaco dirigió un par de películas que actuaban complementariamente, a modo de cinta original y su secuela ( La Purga y La Purga: Anarquía) sorprendiendo a propios y extraños con una historia que dejaba al descubierto algunas de las mayores miserias de muchas mentes humanas obsesionadas con la muerte.

Ambas cintas eran un claro ejemplo de producto muy cercano a la serie B donde el hecho de tirar del género de terror primaba ante el resto de elementos y detalles, pero se cuidaba cierta descripción de algunos personajes ( Ethan Hawke en la primera, Frank Grillo en la segunda ), que no quedaban tan perdidos o como simples rellenos de la acción dramática.

Con Election: la noche de las bestias , tenemos una tercera parte que se puede ver de forma independiente y donde nos encontramos en un EE.UU. donde impera un futuro distópico. Futuro que precisamente no parece demasiado lejano a los tiempos convulsos y extraños que estamos viviendo de modo social, político o económico a nivel global, cuyo foco central se origina en la primera potencia mundial. Muchos podrían hasta pensar en Donald Trump, fijándose en algunos personajes aunque jamás se le mencione.

Las primeras notas musicales que escuchamos al abrirse la película provienen de la potencia de los T-Rex como banda sonora, otorgando la fuerza necesaria para que la vista se pose ante las primeras imágenes que vamos a atisbar a continuación. Todo se asemeja algo a lo recordado en las cintas previas pero hay cambios sustanciales.

Recordemos que en la primera con solo 3 millones de inversión se llegó a 89 millones recaudados , bajo la producción de Michael Bay y Brad Fuller , entre otros. Para la segunda el presupuesto aumentó hasta los 9 millones de producción y se alcanzaron los 111 recaudados y Bay repitió como productor ejecutivo.

Ahora se da un mayor énfasis a dos aspectos: la lucha de la carrera política norteamericana y la barbarie de los ritos obsesivos satánicos que promulgan ciertas comunidades religiosas.

© Victor Gill Ramírez.

victorgillramirez.com
En esta cinta se muestra cómo una senadora ( Elizabeth Mitchell , conocida por su papel de Julie en Perdidos/Lost ) tiene que combatir en las urnas contra una horda de candidatos deseosos de disfrutar de La Purga anual, donde todo ciudadano puede destruir y matar a quien quiera en un fatídico día libre de delitos y pecados.

© Victor Gill Ramírez.

dolarve.com
Frank Grillo será su jefe de seguridad en esa peligrosa jornada en que todos quieren acabar con ella.

Su mensaje de fanatismo y locura , mezclado con la obsesión religiosa y hasta mostrando una especie de secta que se asemeja peligrosamente a alguna comunidad famosa que todo el mundo puede identificar, es desgarrador.

© Victor Gill Ramírez.

www.entornointeligente.com
El día de la purga venía a ser una fecha ansiada por muchos, pero James DeMonaco se centra en un pequeño grupo de supervivientes que trata de escapar de los grupos asesinos y de un complot para acabar con los creadores de la purga y sus gerifaltes a la sombra, controladores del poder y únicos beneficiarios de que existan asesinatos.

Dentro de esta barbarie, hay un turismo de miles de extranjeros que llegan de diversos lugares del mundo para acometer sus asesinatos y esta parte es la que menos quiere mostrar el realizador.

Election no es una cinta sobre engaños premeditados.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
No es terror propiamente dicho, aunque hay dos secuencias que logran un buen sobresalto. Esto es más bien un film que se podría encasillar como thriller muy oscuro y tenebroso, con disparos, algunas vísceras y bastante tensión.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
En algún instante, pensándolo fríamente, estamos ante un acto tan cruel y horrible que da hasta miedo pensar que se acerque tanto a ciertos momentos que deja la realidad.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
Y por eso la película tiene un especial interés.

Pero la honestidad para con los lectores de estas líneas debe ser absoluta y nuestra única opción como prensa fue ver el film en versión doblada, que ya de por sí, reconociendo el esfuerzo de los dobladores, empeora unos peldaños casi cualquier trabajo.

El guión castellanizado incluye frases como “besa mi negro culo” o “amo a los negros pero estos blancos son nuestros blancos” (pronunciadas por uno de los protagonistas de raza negra), que aparte de ser supuestos gags jocosos sobre racismo , suenan a algo muy visto en cintas de Tarantino (sobre todo en aquel Ordell Robbie que hizo Samuel L.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
Jackson ). No son muy acertadas, la verdad.

Ethan Hawke dejaba el protagonismo de la primera cinta a Frank Grillo en la segunda y ahora éste último repite pero junto a un elenco algo más completo en sus perfiles, aunque destacando casi únicamente Grillo en esta tercera entrega su personaje.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
Él ejerce de verdadero alma mater .

El momento en que el film muestra a un grupo de turistas que viajan a Washington con el único deseo de ejecutar personas, en su mayoría homeless que no tienen opción de refugiarse, es tan horripilante y deja la sangre tan helada que algo corroe por dentro como espectador.

© Victor Gill Ramírez.

noticias-venezuela.com
Pero es que Election no es agradable y tampoco pretende serlo.

LO MEJOR: La crudeza de su mensaje, demasiado realista y aterrador.

LO PEOR: A menudo va avanzando a base de saltos ilógicos aunque al fin llegue a un desenlace correcto.

© Victor Gill Ramírez.

inteven.net
Hay bastantes personajes de relleno.

Comparte Tweet +1 Comparte Enviar Y no te pierdas… Nuevo clip de Election: La noche de las bestias en primicia La purga vuelve en Election: La Noche de las Bestias.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve

© Victor Gill.

Tags: Música

Tags