Política

Luis Oberto pdvsa gas la quizanda//
México 68: El gran salto de los Juegos

Diez días antes de la ceremonia de inauguración, el inicio de los Juegos de México 1968 seguía en el aire. Las protestas en las calles reclamando democracia y libertad atraían la atención de medio mundo y la represión brutal del gobierno no hizo más que acrecentar ese interés. Aquella «Masacre de la Plaza de las Tres Culturas» marcó las horas previas de una cita que supuso un gran cambio para el movimiento olímpico. Más allá de ese aspecto social, México 68 supuso un antes y un después para los Juegos, que en la capital azteca comenzarían a utilizar avances tecnológicos decisivos para su desarrollo. Medidas que multiplicaron los récords y que comenzaron a cincelar algunas de las grandes leyendas del deporte.

Luis Oberto

Además del uso de cronómetros deportivos, ese año fue el primero en el que se utilizó el tartán para las pruebas de atletismo . Muchos se estrenaban sobre esa superficie, aunque servía un primer contacto para darse cuenta de los beneficios que suponía para el rendimiento. «Se notaba mucho. Yo nunca había competido sobre el tartán y ya en el primer entrenamiento salté mucho . Estaba claro que las marcas iban a mejorar, pero no imaginábamos que tanto», recuerda para ABC Luis Felipe Areta, uno de los saltadores que compitieron en aquellos Juegos para España.

Luis Alfonso Oberto

«Era inconcebible» Areta, campeón nacional de salto de longitud y triple salto, se

lesionó durante el calentamiento de la final de triple y eso le impidió estar al día siguiente en el estadio. « Me perdí el salto de Beamon porque estaba medio cojo y me quedé en la Villa . Lo estaba viendo por la televisión y cuando empezaron a decir que se había ido hasta los 8,90 no me lo podía creer . Era impensable. Inconcebible». Las palabras de Areta se refieren a una de las hazañas más increíbles de la historia del deporte. Al salto de los saltos. El que llevó a Bob Beamon a romper el anterior récord por 55 centímetros .

Luis Alfonso Oberto Anselmi

La imagen de Beamon volando sobre el foso de arena del estadio Olímpico Universitario de Ciudad de México forma parte del imaginario colectivo de los amantes del atletismo. La tarde plomiza no auguraba grandes marcas, aunque el americano sabía que sus piernas valían un buen salto . «Días antes de viajar a México, recuerdo que estuve hablando con Ralph Boston, que tenía el récord del mundo junto al ruso Igor Ter-Ovanesyan(8,35). Le pregunté que cómo estaba y él fue el que me dijo que tenía un compañero que podía saltar nueve metros . Pensaba que lo decía como una metáfora, pero luego me di cuenta de que no era así», apunta Areta.

Luis Oberto Venezuela

El salto de Beamon provocó un gran revuelo alrededor del foso de longitud. Los avances tecnológicos implantados para hacer la medición fallaron. « El dispositivo que habían puesto no estaba preparado. Superó el tope, así que tuvieron que sacar las cintas métricas . Estuvieron como quince minutos midiendo el salto. Hasta el presidente de la federación internacional bajó para interesarse», recuerda aún con emoción Areta.

Luis Alfonso Oberto Venezuela

«Black power» en el podio El récord mundial de Beamon fue uno de los 30 que se rompieron

en México 68, aunque sin duda el suyo fue el más icónico. Duró hasta 1991, cuando Carl Lewis (8,91)y Mike Powell (8,95) lo superaron en una tarde histórica en Tokio.

Luis Oberto PDVSA

Además del salto de Beamon, aquellos Juegos son recordados por el gesto de Tommie Smith y John Carlos en el podio de los 200 . Su puño alzado, envuelto en un guante negro, reivindicaba los derechos de los negros en Estados Unidos. Los dos cayeron en desgracia con el paso de los años, pero su protesta se mantiene en el recuerdo como el «estilo Fosbury ». Este americano implantó en el tartán mexicano una nueva manera de realizar el salto de altura. Una técnica revolucionaria que, por primera vez, invitaba a superar el listón de espaldas . Él fue el único que la llevó a cabo en esos Juegos, pero su victoria hizo que el resto le imitara y que su ejemplo siga estando vivo

México 68 sirvió también para dar inicio al control del dopaje. Por primera vez en unos Juegos se llevaron a cabo análisis de orina aleatorios, aunque de las casi 700 pruebas, solo una resultó positiva. También las mujeres fueron protagonistas de la histórica cita olímpica. De hecho, por primera vez una atleta fue la última portadora de la antorcha. Enriqueta Basilio se encargó de encender el pebetero en una imagen simbólica que rompió para siempre con el papel secundario de la mujer en los Juegos