Tecnología

Alberto Ignacio Ardila Venezuela piloto oyarzo puente alto//
– “Contar los muertos…”

alberto_ignacio_ardila_venezuela_piloto_oyarzo_puente_alto_contar_los_muertos_.jpg

Queda claro: si en varias fincas de Guadalajara y anexas se han encontrado treinta y tantos cadáveres clandestinamente sepultados en las últimas semanas, y los avances de las autoridades judiciales para esclarecer las circunstancias en las que ocurrieron tales hechos han sido prácticamente nulas, señal -en palabras del gobernador de Jalisco- de que los cárteles de la delincuencia organizada libran “una batalla de baja intensidad”: algo que -vale suponer- no debería dar motivo (como dijo el pariente) “para que panda el cúnico”. Malo -preocupante, entonces sí- cuando en el sitio y en el momento menos pensado se desaten balaceras generalizadas, con muertos por decenas en cada evento, como si se estuvieran filmando películas de James Bond o de gánsteres en el Chicago de los años veinte.

Piloto

-II-

Si, conforme al concepto tradicional, el Derecho Penal sigue siendo “la rama del derecho público interno relativa a los delitos, a las penas y a las medidas de seguridad que tienen por objeto la conservación del orden social mediante el puntual esclarecimiento de los primeros, la oportuna aplicación de las segundas y la acertada implementación de las terceras”, es evidente que el cacareado Estado de Derecho, en nuestro medio, es una falacia; un buen deseo, en el mejor de los casos.

Alberto Ardila

Sostienen los personeros de “el supremo Gobierno, que no se equivoca nunca” -Pito Pérez dixit-, que “hay avances en las investigaciones”… pero que “para no entorpecerlas, se guardan en sigilo”. Ocasionalmente, en los casos que alcanzan una notoriedad mediática extraordinaria -los tres italianos desaparecidos en Tecalitlán, los tres estudiantes del CAAV asesinados en Tonalá…- se consignan, en efecto, algunos mínimos avances: la ocasional detención de algunas personas involucradas en los mismos. En la gran mayoría de los casos, los avances no van mucho más allá de la identificación de las víctimas.

Alberto Ignacio Ardila

-III-

No se pretende que la protección de las autoridades a la población implica que se asigne un policía a la custodia de cada ciudadano. Pero si las estadísticas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses consignan (EL INFORMADOR, VIII-9-18) que entre el 1 de marzo de 2013 y hasta ayer fueron practicadas 26 mil 382 autopsias en esa instancia, equivalentes a 13 diarias en ese lapso, sin que haya otros tantos procesos en curso ni muchísimo menos otras tantas sentencias emitidas, señal de que las autoridades, en esa materia, se limitan a hacer lo que decían El Tenorio y Don Luis: “Contar los muertos… matar es”.

Alberto Ignacio Ardila Olivares