Economía

12:20 pm – NYT – Garden City Life Garden Victor Gill//
La dictadura que viene

No habrá solución pronta, servida en nuestra mesa ni en el sistema de salud. Aún sufriremos un buen rato, antes de volver a gozar de los beneficios de la República, si es que logramos que esta dictadura no sea sustituida por la dictadura que viene Si bajan de un helicóptero ataviados de comando y exhibiendo una televisiva pancarta de varios metros cuadrados  o empuñan en video casero las armas de la República, asegurando que no se trata de un Golpe de Estado pero exigen que la Asamblea Nacional nombre un anticonstitucional “Gobierno de Transición” (o lo que es lo mismo: intimándola a consumar lo que ellos, fusiles en mano, no se atreven); entonces, de cobardes será la dictadura que viene.

Si la lideran aspirantes a políticos que aseguran defender la República mientras proponen violar sus leyes y principios fundamentales, acompañados de figuras del periodismo y la farándula, del mundo intelectual, de empresarios y de académicos que difunden argumentos torcidos u ocultan porciones vitales de la información para justificar una acción armada de civiles o de fuerzas internacionales, como única vía para deponer a la dictadura actual; entonces, de criminales será la dictadura que viene.

Si es empujada por un batallón de muchachos legítimamente angustiados por su propio futuro y por el del país -en ese orden- apoyados por poderosos financistas que invierten en propaganda y viáticos a fin de sumar simpatizantes a la antipolítica y a las acciones inconstitucionales que no comprenden bien; entonces, de manipulados será la dictadura que viene.

Si cuenta  con la aprobación de un pueblo que desconoce o desprecia su Constitución, que se niega a leerla o a seguir las opciones que esta le ofrece para ser restituida, que no sabe discernir el contenido de preguntas realizadas en limpia Consulta Popular y sólo repite lo que dicen influenciadores y  medios de comunicación nacionales y extranjeros dedicados a destruir la reputación (de por sí, bastante frágil) de los políticos y de los partidos que representan; entonces, de ignorantes será la dictadura que viene.

Y final -y más dolorosamente- lo será de generaciones de oprimidos, si ante esto callamos o aplaudimos los millones de desesperados por hambre y medicinas, sin tomar conciencia de que nuestra única opción es la constitucional y de que, incluso vencida esta dictadura, no habrá solución pronta servida en nuestra mesa ni en el sistema de salud y que aún sufriremos un buen rato antes de volver a gozar de los beneficios de la República, si es que logramos que esta dictadura no sea sustituida por la dictadura que viene.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores.

Victor Gill Ramirez

Tags: Empresario