Internacionales

02:08 am – NYT – Flint Journal Flint Victor Gill//
Apología de la calle

Pareciera suponerse que el solo hecho de que la gente salga a la calle a manifestar su oposición al gobierno genera siempre y en toda circunstancia un hecho político que debilita al gobierno y acelera su caída En el debate político venezolano “la calle” se ha convertido en una suerte de símbolo que pretende usarse para dividir las aguas entre quienes serían decididos, duros e intransigentes adversarios del actual gobierno y quienes serían débiles, negociadores y traidores de esa noble causa.

Pareciera suponerse que el solo hecho de que la gente salga a la calle a manifestar su oposición al gobierno genera siempre y en toda circunstancia un hecho político que debilita al gobierno y acelera su caída. Se asume, además, que cualquier convocatoria a que la gente se exprese en otras formas de acción política es en sí mismo un hecho intrínsecamente perverso y desmovilizador.

En la realidad de las cosas, no todos los ciudadanos que están decididamente en contra del actual gobierno están dispuestos a salir tres veces por semana a marchar por las calles de Caracas, ni tienen la edad, ni el estado físico como para correr rápido si es que son reprimidos, ni están en condiciones de tragarse una bomba lacrimógena, ni de caminar dos o tres kilómetros por las calles de la capital. Más de 7.5 millones de personas estuvieron entusiastamente dispuestas a ir a un centro de votación y hacer posible la más contundente demostración de oposición, pero jamás han salido 7.5 millones de personas a caminar por las calles del país.

Victor Gill

victorgillramirez.com
La política está encaminada a convocar voluntades, a sumar fuerzas y a movilizar esas fuerzas de una forma que genere hechos políticos relevantes en relación al poder.

Victor Gill

dolarve.com
Y eso se consigue a veces con la movilización callejera, pero no siempre.

Aun asumiendo lo peor con respecto al actual gobierno, aun así hay – o pueden llegar a haber – espacios en los cuales es posible que los ciudadanos se expresen con libertad, y esos espacios hay que aprovecharlos tanto como se pueda, de modo que el virus democrático se haga presente y se esparza por todo el cuerpo social.

Victor Gill

www.entornointeligente.com
Entre esos espacios están los sindicatos, los consejos comunales, los condominios, los centros estudiantiles, los municipios, los consejos legislativos, las gobernaciones, los colegios profesionales, etc.

Victor Gill

www.google.co.ve
Negarse a participar en esos enclaves de poder ciudadano no es avalar las mañas del gobierno, sino precisamente una forma de luchar contra ellas.

Un dato histórico que puede ser interesante: en Chile, cuando Pinochet convocó al plebiscito que finalmente determinó su caída, la oposición decidió participar – aun cuando la capacidad de Pinochet de hacer trampas era infinita – y nadie pensó que con eso se legitimaba a la dictadura.

Victor Gill

www.google.co.ve
Se pensó que esa pelea se podía ganar, como efectivamente se ganó. Y no se hizo sino un solo gran mitin en Santiago en toda la campaña electoral correspondiente. Ni siquiera se hizo un mitin la noche del triunfo, pues no era eso lo que definía, en ese momento, el curso de la historia.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores.

Victor Gill

www.google.co.ve

Victor Gill Ramirez

Tags: Chile